Rescatan en Guerrero a empresario hotelero

“¡Échenme la mano, me van a matar!”, gritó el líder de los hoteleros desde un segundo piso.

Guerrero

“¡Échenme la mano, me van a matar!”, gritó el empresario Rigoberto Payán Mejía desde el segundo piso de un edificio de departamentos ubicado sobre la calle principal de la colonia Jardines del Sur, en Chilpancingo. Minutos después personal de la Policía Ministerial del estado cerró la vialidad, se metió al inmueble y lo liberó.

En el rescate del presidente de la Asociación de Hoteleros de Chilpancingo no hubo detenidos; el hombre de 60 años pudo liberarse de sus amarres cuando sus captores lo abandonaron.

Se acercó a una ventana que daba a la calle, rompió una delgada maya de plástico negro, la abrió y en cuanto vio gente caminando en la vía pública comenzó a pedir ayuda con todas sus fuerzas.

“¡Por favor, échenme la mano, me van a matar!”, fue la súplica que escucharon vecinos y transeúntes de la concurrida vialidad.

Minutos después llegaron varias unidades de la Policía Investigadora Ministerial, de la Unidad de Fuerzas Especiales, de la Secretaría de Seguridad Pública y también una camioneta artillada del Ejército mexicano.

Subieron hasta el segundo piso, ubicaron el departamento en que permanecía el empresario y lo rescataron sin encontrar ningún tipo de resistencia.

Rigoberto Payán Mejía fue liberado cinco días después de que un par de hombres armados lo interceptara, sometiera y privara de su libertad.

“El señor se asomó a la ventana y comenzó a pedir ayuda; algunos llamamos a la policía y en poco tiempo llegaron para llevárselo; no hubo ningún disparo”, comentó uno de los testigos de operativo desplegado por la mañana.

TRABAJO DE INTELIGENCIA

La Procuraduría General de Justicia estatal emitió un comunicado, en el que informó sobre la  liberación del líder de los hoteleros en la capital de Guerrero.

“Derivado de labores de inteligencia y despliegue táctico operativo de la Policía Ministerial se logró la liberación del empresario hotelero, quien se encontraba cautivo en una casa de seguridad, ubicada en la colonia Jardines del Sur de la capital”, se señaló el parte informativo de la institución.

En conferencia de prensa, el dirigente de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco) en la ciudad, Pioquinto Damián Huato, sostuvo que la liberación de Payán fue producto de la presión que la sociedad de Chilpancingo ejerció contra los delincuentes.

Recordó que la jornada del viernes colocaron 160 lonas en negocios del primer cuadro y puntos estratégicos de la ciudad. Aunque temerosos, muchos propietarios de establecimientos se sumaron, lo que generó la percepción de un gran frente común por parte del sector productivo.

Víctor Manuel Martínez Toledo, ex dirigente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) en Chilpancingo, sostuvo que la víctima fue abandonada por sus captores; eso le dio tiempo de liberarse de sus amarres, buscar la ventana y pedir auxilio.

Negó que la liberación sea consecuencia de un trabajo de inteligencia de la Policía Ministerial del Estado, como lo informó la procuraduría local.