Renuncia empleado tras caer a CURVA

Francisco Piceno se desempeñaba como secretario particular del titular de la Secretaría de Seguridad Ciudadana. 

Guadalajara

José Ángel Campa Molina, comisario de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, confirmó que ayer su secretario particular, Francisco Javier Piceno Morales, presentó su renuncia, luego de que se diera a conocer que fue uno de los tres funcionarios remitidos al Centro Urbano de Retención Vial por Alcoholimetría (CURVA).

“Traía un vehículo oficial y se había echado unas copas, hoy [ayer] cuando llegué a la oficina ya tenía su renuncia. Nosotros tenemos que dar el ejemplo como partícipes de lo que es la seguridad pública tenemos que dar el ejemplo”, informó Campa Molina.

El titular de la policía tapatía señaló que Piceno Morales tenía sólo cuatro días trabajando con él como su secretario particular, aunque el hombre ya formaba parte de la corporación desempeñándose en un área operativa.

En la versión que proporcionó Campa Molina consta que Piceno Morales estaba festejando su cumpleaños y fue con unos conocidos a comer y a consumir bebidas embriagantes.

El pasado sábado se informó que el ahora ex secretario particular del jefe de la policía de Guadalajara fue remitido por los agentes viales a CURVA junto con Roberto López Zaragoza, actuario del Ministerio Público de la Fiscalía General del Estado; y Paola Marleth Bautista, del área de selección de recursos humanos de la Secretaría de Movilidad.