Buscan mejores condiciones para hijos de reclusas

La asociación civil Reinserta presentó el libro Anuario de Niños Invisibles, que muestra las carencias que enfrentan los hijos de reclusas.

Ciudad de México

La asociación civil Reinserta presentó el libro Anuario de Niños Invisibles para mostrar las carencias y dificultades que enfrentan los hijos de reclusas que viven en prisiones y pedir que sean considerados en el presupuesto penitenciario.

En México hay más de 370 niños viviendo en cárceles, "cuya única condena es haber nacido en prisión", dijo Saskia Niño de Rivera, presidenta fundadora y directora general de Reinserta.

Las reclusas que tienen hijos mientras están en prisión tienen la opción de que vivan con ellas. En algunos estados los niños y niñas pueden vivir en la cárcel hasta los 18 meses, pero en otros como el Distrito Federal hasta los 6 años y en el penal Chilpancingo, la CNDH ha encontrado niños de hasta 12 años. De los 370 niños en prisiones, unos 120 viven en Santa Martha Acatitla.

La mayoría de estos niños no conocerán la calle hasta que tengan que dejar la prisión, no tienen dormitorios especiales, duermen en la celda y en la cama de la madre y no tienen acceso a una alimentación especial, comen los alimentos que les sirven a las reclusas.

El libro, presentado por Carlos Puig, compila imágenes de los niños que viven en prisiones del Distrito Federal. Sus rostros fueron cubiertos con máscaras que ellos mismos elaboraron.

Los niños que viven en prisiones no son considerados población vulnerable dentro de la Ley General de Niñez y Adolescentes, por lo que no hay una partida para ellos dentro del presupuesto penitenciario.

"El estado mexicano destina muy pocos recursos para los niños en prisiones", dijo la investigadora del CIDE, Catalina Pérez Correa, especialista en el sistema penitenciario.

Afirmó que los niños que se quedan con sus mamás en prisión tienen grandes riesgos, pues algunos incluso terminan en situación de calle.

Por su parte, la senadora Angélica de la Peña dijo que es necesario unificar el sistema penitenciario en el país y hacer un censo nacional de estos centros y las condiciones en las que se encuentran.

La senadora explicó que está en dictamen con un 80 por ciento de avance la Ley de Ejecución Penal que contempla un capítulo sobre los derechos de los niños que viven en cárceles.

"Es la ley que tiene que reglamentar cómo deben funcionar todos los centros de privación de la libertad en todo el país", dijo.

La senadora explicó que dentro de la ley se propone unificar los sistemas penitenciarios en México, que hoy tienen reglamentos diferentes en cada entidad, hacer un censo nacional sobre el estado de las cárceles y, en el caso de los niños, definir la edad permitida para vivir en prisión con sus mamás hasta los 3 años.