Argumenta SCJN revocación del amparo a Caro Quintero

Los ministros de la primera sala reconocieron que el agente estadunidense Enrique Camarena se encontraba en una misión diplomática cuando fue asesinado, en 1984.
Rafael Caro Quintero estuvo 28 años recluido por el homicidio de Camarena y su piloto
Rafael Caro Quintero estuvo 28 años recluido por el homicidio de Camarena y su piloto (AFP)

Ciudad de México

El extinto agente de la DEA, Enrique Camarena Salazar, se encontraba en una misión diplomática cuando fue asesinado en México, señaló la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) en su engrose de sentencia, donde explica las razones para revocar el amparo al narcotraficante Rafael Caro Quintero.

Indicó que en 1973 entró en vigor la Convención sobre la Prevención y el Castigo de Delitos contra Personas Internacionalmente Protegidas, incluidos los agentes diplomáticos, la cual fue concebida en Nueva York en ese año, la cual les otorga inmunidad.

En la sentencia de 64 cuartillas, a la que MILENIO tuvo acceso, mencionó que dicha convención fue creada como un paliativo para los crecientes atentados en contra de agentes diplomáticos en diversas partes del mundo a mediados del siglo XX.

La primera sala destacó que dentro de la estructura de la DEA, Camarena Salazar era agente de investigación criminal, debido a lo cual tenía funciones de recolección de evidencia, vigilancia y análisis de acciones de contrabando, además de colaboración en el arresto de sospechosos.

Su puesto de agente de investigación criminal tenía la clave 1811 en el personal de Estados Unidos, lo cual implicaba que su puesto conllevaba de forma inherente funciones de planeación, conducción y manejo de investigaciones relacionadas con violaciones a leyes federales.

"Por otro lado, también se encuentra acreditado en autos que Enrique Camarena Salazar era un agente de la DEA adscrito a la misión diplomática de los Estados Unidos en Guadalajara, Jalisco, cargo en virtud del cual se le encomendó la función de investigar las actividades llevadas a cabo por Rafael Caro Quintero, consistentes en la posible comisión de delitos contra la salud", apuntó la sala.


Agente infiltrado

Para llevar a cabo tal actividad, el agente de la DEA se infiltró en el grupo de personas que colaboraban con Caro Quintero en las presuntas actividades de narcotráfico que estaban siendo investigadas.

"En este punto, es necesario precisar que un agente infiltrado es un funcionario investigador que tiene por misión actuar de forma clandestina, esto es, ocultando su verdadera identidad, en un determinado ambiente presuntamente criminal, a efecto de proporcionar información sobre las personas involucradas y las actividades llevadas a cabo", expresó.

Los cuatro ministros que votaron a favor de revocar el amparo concedido al capo y que permitió su excarcelación el pasado 9 de agosto, tras 28 años de estar preso, coincidieron que dentro de la misión diplomática constituida en Guadalajara, el gobierno estadunidense consideró oportuna la inclusión de un agente de la DEA, a efecto de que realizara actividades de investigación en torno a las acciones de preparación de narcóticos que pudiesen introducirse a su territorio.

"En definitiva, a consideración de esta Primera Sala, Ernesto Camarena no solo era un funcionario intergubernamental de los Estados Unidos, sino que adicionalmente, el mismo cumplía funciones que redundaban de forma directa en las encomiendas que dicho país había establecido para la misión diplomática en Guadalajara, en específico, la investigación sobre producción de narcóticos, razón por la cual, se justificaba que el mismo gozara de una protección especial", puntualizaron.