Corte niega amparo a Caro Quintero

El narcotraficante alegó violaciones al debido proceso para tratar de invalidar la sentencia de 40 años de prisión dictada en su contra por la muerte del agente de la DEA, Enrique Camarena.
Pesquisa de Rafael Caro Quintero emitido por la DEA
El 9 de agosto de 2013, tras 28 años de estar preso Caro Quintero abandonó el Reclusorio Preventivo de Puente Grande, Jalisco, porque se le concedió un amparo. (ESPECIAL)

Ciudad de México

La Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) negó un amparo al narcotraficante y prófugo de la justicia Rafael Caro Quintero, quien buscaba invalidar la sentencia de 40 años de prisión dictada en su contra, por la muerte del agente de la DEA, Enrique Camarena Salazar, en 1985.

Caro Quintero alegó violaciones al debido proceso, dilación de la justicia y que los seis testigos que declararon en su contra fueron torturados.

El ministro José Ramón Cossío Díaz se pronunció a favor de otorgar la protección de la justicia al capo, pues dijo que había elementos que indican que hubo una dilación de la justicia en perjuicio del capo, además de que debía aplicarse el Protocolo de Estambul para saber si los testigos fueron torturados.

Asimismo, Caro no fue puesto a disposición de manera inmediata ante la autoridad judicial.

Cossío Díaz puntualizó que al negar el amparo se estarían violentando los criterios dictados por la Sala y la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Subrayó que el Primer Tribunal Colegiado en Materia Penal del Tercer Circuito no tomó en cuenta los criterios emitidos por la Primera Sala, quien ordenó dejar sin efecto el amparo que permitió el amparo del narcotraficante. El Tribunal, apuntó el ministro, tenía que reponer el proceso y dictar una nueva sentencia.

"El asunto que nos ocupa conlleva un ejercicio excesivo y abusivo por parte del Estado al someter a juicio penal a una persona durante un lapso de tiempo prácticamente indeterminado (28 años), situación que a mí juicio no admite justificación, pues a pesar de la indiscutible complejidad del asunto, la estancia del quejoso en diversos centros penitenciarios no puede considerarse atribuible a él, pues en todo caso el cambio de lugares de reclusión, lo llevaba el Estado... y debió tomar las medidas para evitar retardos en el proceso", dijo.

"En mi carácter de juez constitucional no puedo validar la existente y evidente violación al derecho humano de ser juzgado en un plazo razonable en el que caso que nos ocupa, pues no encuentro un fundamento nacional o internacional que permita justificar al ahora quejoso permanecer en prisión preventiva, sujeto a un proceso penal no concluido", expresó Cossío.

Sin embargo, el ministro ponente Arturo Zaldívar Lelo de Larrea propuso negar el amparo y reviró diciendo que el proyecto tomó como bases criterios dictados por el propio Cossío en otros juicios. Tres ministros más lo apoyaron.

Respecto a la petición de amparo solicitado por el capo, para no ser extraditado a Estados Unidos, la Sala determinó devolver este asunto al Tribunal Colegiado, para que defina sobre el tema.

El 16 de enero, el Primer Tribunal Colegiado en Materia Penal del Tercer Circuito emitió un fallo condenatorio contra el narcotraficante, lo mismo contra Ernesto Fonseca Carrillo, "Don Neto", en cumplimiento a una resolución de la Primera Sala de la Corte, quien en noviembre de 2013 revocó la libertad de Caro Quintero.

El 9 de agosto de 2013, tras 28 años de estar preso Caro Quintero abandonó el Reclusorio Preventivo de Puente Grande, Jalisco, porque se le concedió un amparo.

La exoneración de Caro Quintero tuvo su origen porque purgó dos terceras partes de su sentencia de 40 años, por irregularidades en su proceso y porque fue absuelto de otros delitos.

El Primer Tribunal Colegiado en Materia Penal del Tercer Circuito detectó que Caro Quintero nunca debió ser juzgado en el ámbito federal por los asesinatos del agente de la DEA, Enrique Camarena Salazar, y el piloto mexicano Alfredo Zavala Avelar, cometidos en 1985, en la ciudad de Guadalajara.

Lo anterior porque no existe registro de que el agente estadunidense haya entrado al país como diplomático o funcionario consular, como ocurre con otros norteamericanos; por lo tanto, el capo tuvo que ser juzgado por un autoridad del fuero común y no federal.

Asimismo, resolvió que en relación con las acusaciones de narcotráfico y otros delitos por los cuales se le acusó, ya cumplió la condena.

Sin embargo, el 6 de noviembre de 2013, la Primera Sala de la Corte revocó el amparo. Por mayoría de cuatro votos, la Sala ordenó al Primer Tribunal Colegiado en Materia Penal dictar una nueva sentencia, en la que debía tomar en cuenta que el agente de la DEA sí era una persona protegida internacionalmente.

Camarena fue reconocido tanto por México como por Estados Unidos, como agente intergubernamental; por ese motivo, explicaron los ministros, los jueces federales sí eran competentes para conocer los delitos en contra del agente estadunidense.