GIEI: investigación de quinto autobús, clave en caso Iguala

El Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes dijo que ellos revisaron y tuvieron acceso a un camión que no corresponde al que salió de la terminal de Iguala.
El presunto quinto camión de pasajeros.
El presunto quinto camión de pasajeros. (Televisa)

Ciudad de México

El Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes pidió a las autoridades de México no cerrar la investigación de un quinto autobús que la noche del 26 de septiembre de 2014 salió de la terminal de Iguala con normalistas a bordo y que no fue atacado.

Al presentar su informe final sobre la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, los expertos dijeron que ese autobús no ha sido investigado y que el que ellos revisaron no corresponde con el que salió de la terminal.

En su informe del 6 de septiembre de 2015, el GIEI señaló que además de los cuatro autobuses que aparecen en la investigación de la PGR y que fueron atacados la noche del 26 de septiembre, hubo un quinto autobús tomado por normalistas que fue el último en salir de la terminal de Iguala.

El camión 3278 de la empresa Eco Ter Estrella Roja fue investigado por la PGR para saber si fue utilizado para trasladar droga a Chicago, Estados Unidos; sin embargo, las autoridades no encontraron evidencias de esto.

Una investigación de autoridades estadunidenses que forma parte de expedientes judiciales en ese país da cuenta de una ruta de droga entre Iguala, Guerrero y Chicago Illinos. Según esa investigación decenas de kilos de heroína y cocaína eran transportados en camiones de pasajeros.

Ángela Buitrago, integrante del GIEI, dijo que esta línea de investigación no debe cerrarse, pues aseguró que el autobús que ellos revisaron no es el mismo que salió de la terminal de Iguala.

"El quinto bus tiene dos problemas principales: el que se presentó, no es el bus que salió de la camionera en Iguala el 26 septiembre de 2014.

Explicó que existen discrepancias entre el autobús que salió de la terminal camionera de Iguala y el que las autoridades les presentaron para revisarlo.

"No se podía hacer verificación de estupefacientes en un bus que no tenía individualización suficiente sobre la identidad del automotor", dijo.

"Alguien que no son los estudiantes está mintiendo" sobre las investigaciones con relación a los trayectos del quinto autobús.

"Hay un manuscrito donde narra lo que sucedió (con el quinto autobús), que fueron los muchachos los que sacaron conduciendo el bus; se detienen por la Policía, en particular federal, quien les apunta y los baja del bus frente a la caseta de la salida de Iguala", dijo Buitrago.

Señaló que desde octubre de 2014 han solicitado a Estados Unidos información sobre el trasiego de drogas del grupo de Guerreros Unidos a ese país a través de autobuses de pasajeros, pero no han obtenido nada hasta el momento.

Los testimonios de los 14 ocupantes de ese autobús, que no fue atacado como los otros, "son coincidentes entre sí, con un relato contrastado y coherente en entrevistas tomadas en tiempos y con normalistas diferentes", y divergen de la versión de la empresa de transporte de que la unidad hizo un recorrido con normalidad.

"El quinto autobús es una hipótesis que podría justificar un ataque de esta extensión y masividad", dijo, por ello insistieron en que la PGR continúe investigando al respecto.