Protestan 25 pueblos de Guerrero por la violencia

Amagan con crear grupos de "autodefensas" en la sierra; impiden paso a un convoy del Ejército

Guerrero

Habitantes de 25 pueblos de la sierra del Filo Mayor, Guerrero, bloquearon la carretera interestatal Chilpancingo-Tlacotepec, en protesta por la “inmovilidad” de las autoridades ante la violencia del crimen organizado y anunciaron la creación de grupos de policías comunitarios, pues ya no confían en ninguna corporación.

La tarde de este lunes cientos de hombres y mujeres se instalaron en plantón sobre la carretera que comunica a la región centro con la sierra para exigir la pacificación en dicha zona.

Desde principios de año en esta parte de Guerrero ha habido presencia de grupos de hombres armados que secuestran, matan y despojan de propiedades a los pobladores, lo que ha generado el desplazamiento de comunidades completas hacia lugares que consideran más seguros.

En julio pasado el alcalde de Tlacotepec, Mario Alberto Chávez Carbajal, reportó el ingreso de una célula de 80 hombres armados que hicieron huir a 800 personas hacia la cabecera municipal.

La semana pasada, pese a la contingencia climatológica generada por la tormenta tropical Manuel, la violencia se recrudeció.

El viernes 4 de octubre se dio un enfrentamiento de dos horas en la comunidad Campo de Aviación. Los vecinos solicitaron la intervención de corporaciones policiacas y del Ejército; sin embargo, nadie se presentó y los grupos en conflicto se retiraron.

Tres semanas antes se hubo otra balacera con varios muertos. Los lugareños pidieron la ayuda de militares para desalojar a los niños de las escuelas, pero no les hicieron caso; los padres tuvieron que movilizarse para poner a salvo a los menores.

Ese día no hubo en el pueblo médicos ni enfermeras para atender a los lesionados, en tanto que los maestros ya no regresaron a dar clase en un kínder, una primaria y secundaria.

Los jefes de familia temen salir a sus tierras por miedo a ser interceptados por los delincuentes, aunque sostienen que también deben cuidarse de los cuerpos institucionales que deben proporcionarles seguridad.

DIÁLOGO EN EL PUEBLO

Comisarios de los 25 pueblos dialogaron el fin de semana. Aunque hubo posturas que no se lograron consensar, decidieron movilizarse este lunes, conscientes de que urge llamar la atención de las autoridades.

Ruperto Pacheco Vega, comisario de Filo de Caballos, señaló que en ese asentamiento la situación es desoladora por culpa de la delincuencia, pues maestros, médicos y enfermeras que ya no suben porque están atemorizados.

Denunció que hubo una incursión de falsos marinos, de ahí que los habitantes de dicho asentamiento ya decidieron tomar otras medidas.

“Si no nos hacen caso nos vamos a organizar para hacer justicia con nuestras manos; no nos dejan otra opción”, dijo el comisario.

Desde el mediodía los inconformes cerraron la carretera e impidieron el paso a tres unidades del Ejército. Las mujeres reprocharon a los militares no proceder como deberían.

“El sábado (5 de octubre) vino la Policía Ministerial Federal y se llevaron salas, hornos de microondas, televisiones y hasta los juguetes de los niños”, señalaron.

Francisco Barragán, habitante de Escalera, señaló que ni en tiempos de contingencias están a salvo de los delincuentes, por eso exigió el envío de personal militar para que detengan a los delincuentes que han hecho repuntar el índice de criminalidad.

En los 25 pueblos hay 20 mil personas, pero destacaron en la protesta habitantes de Corralitos,Yextla, El Naranjo, Carrizal de Bravo, Filo de Caballos, La Escalera y Campo de Aviación. Esta última está casi desierta luego de que 50 familias decidieron abandonar el lugar para evitar más agresiones de los delincuentes.

Al principio solicitaban la intervención del Ejército, pero luego decidieron dar a conocer la determinación de relanzar la propuesta de integrar grupos de policías comunitarios.

Desaparece padre de alcaldesa

La Procuraduría General de Justicia de Estado de México investiga la desaparición de Manuel Serrano Valle, padre de la presidenta municipal de Ixtapaluca, Maricela Serrano Hernández.

La dependencia abrió la indagatoria luego de que un hijo de Serrano Vallejo denunció que su padre se encontraba desaparecido desde la mañana del domingo, cuando salió de su domicilio, en Tultitlán, rumbo a su trabajo, en Tlalnepantla, adonde no llegó.

Regidores y directores de las áreas de la administración municipal de Ixtapaluca manifestaron su respaldo a la alcaldesa Maricela Serrano y a su familia.

El secretario del ayuntamiento, Julio César Cosa Paz, aseguró que continuarán con sus labores administrativas y con los planes de trabajo.

En el inicio de la construcción de siete puentes peatonales en el bulevar Cuauhtémoc manifestó su disposición para acudir a la Secretaría de Gobernación, en la Ciudad de México, para exigir a las autoridades que regrese sano y salvo el padre de la presidenta municipal.

Heriberto Santos/Edomex