Propone ministro Cossío expulsar a malos jueces

El ministro de la Suprema Corte dijo que "a ninguno de nosotros nos beneficia mantener a quienes no son capaces de estar a la altura de su responsabilidad".

Ciudad de México

El Consejo de la Judicatura Federal debe generar mejores sistemas de identificación de jueces y magistrados que en lo individual se comportan "inadecuadamente, para expulsarlos", dijo el ministro de la Corte, José Ramón Cossío.

En su discurso de bienvenida a los 47 magistrados de circuito y tres jueces de Distrito que resultaron electos, advirtió que "a ninguno de nosotros nos beneficia mantener a quienes no son capaces de estar a la altura de su responsabilidad".

Detalló que los nuevos magistrados y jueces fueron electos para asumir esos importantes cargos en el sistema de impartición de justicia federal, en el pasado concurso de oposición, organizado por el Consejo de la Judicatura.

En la sesión solemne organizada en el salón de sesiones de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), con la presencia de ministros y consejeros, Cossío Díaz se refirió indirectamente a la defenestración de jueces y magistrados relacionados con los casinos.

Así, en su discurso, el ministro realizó una exégesis de la protesta constitucional que hacen los juzgadores federales al asumir el cargo y les recordó la importancia de responder a su conciencia, a su familia y a la nación.

En el terreno más práctico pidió al Consejo de la Judicatura Federal, cuyos consejeros estaban presentes, que generen mejores sistemas de identificación que permitan en lo individual identificar y expulsar del Poder Judicial a las personas que se aparten del juramente hecho.

Reconoció que las descalificaciones generales y los señalamientos abstractos contra el Poder Judicial por culpa de unos cuantos "a ninguno de nosotros nos beneficia".

Expresó que "el mantenimiento entre nosotros de quienes no han sido capaces o no son capaces de estar a la altura de la protesta constitucional semejante a la que ustedes hicieron hoy, es la mejor manera de salvaguardar el Poder Judicial".

Por otro lado, el ministro ofreció a los nuevos juzgadores federales promovidos el respaldo institucional para el mejor desempeño de su trabajo, y sostuvo que al interior del Poder Judicial de la Federación debe prevalecer la empatía entre sus integrantes.

Precisó que esa empatía debe entenderse "no como una forma de solapar nuestros errores, ni tampoco como una forma de protección gremial, sino empáticos en la construcción de un orden jurídico nacional.

En este punto, recordó que la reforma constitucional en materia de derechos humanos, la reforma a la ley de amparo y la reforma penal que entrará plenamente en vigencia en dos años más obligan a los juzgadores a integrar un sistema jurídico en proceso de construcción que debe ponerse al servicio de los justiciables.

Por ello ofreció que los ministros pondrán todo su esfuerzo para generar conceptos más claros, interpretaciones más amplias y reglas jurisprudenciales más precisas para que los jueces y magistrados puedan realizar mejor su trabajo.

Por parte del Consejo de la Judicatura Federal, correspondió al consejero Manuel Saloma Vera darle la bienvenida a los nuevos impartidores de justicia, a quienes exhortó a anteponer los intereses de la nación sobre los personales.