Cuestionan acciones del programa de prevención del delito

México Evalúa informó que se desconoce el método de selección de las regiones en las que se implementa y que es dudoso el impacto de las campañas temáticas más frecuentes.
En la presentación del documento “Prevención del delito en México: ¿Cuáles son las prioridades?”.
En la presentación del documento “Prevención del delito en México: ¿Cuáles son las prioridades?”. (Tomada de Twitter / @mexevalua)

Ciudad de México

La organización México Evalúa cuestionó las prioridades del Programa Nacional de Prevención del Delito (Pronapred) ante la falta de evidencias que señalen el método de selección de las regiones en las que se implementa y el impacto de campañas.

En la presentación del documento "Prevención del delito en México: ¿Cuáles son las prioridades?", la directora general del Centro de Análisis de Políticas Públicas México Evalúa, Edna Jaime, dijo que el programa carece de un diseño que maximice la efectividad de sus acciones.

"Después de dos años y un presupuesto de poco más de 5 mil millones de pesos, el Programa Nacional de Prevención del Delito (Pronapred) carece de un diseño que maximice la efectividad de sus acciones", afirmó.

La organización encontró por segundo año consecutivo que aún no se transparentan los criterios con base en los cuales se seleccionaron las demarcaciones que recibieron recursos federales del Pronapred en 2013 y 2014.

Edna Jaime urgió a la Subsecretaría de Prevención y Participación Ciudadana de la Secretaría de Gobernación a dar prioridad a "las acciones que tengan mayor probabilidad de atender los problemas específicos de las demarcaciones".

Las autoras del estudio, Sandra Ley y Lilian Chapa Koloffon, informaron que para realizarlo se analizaron más de 5 mil 500 acciones que conformaron el Programa en 2014 y los objetivos generales.

Ambas reconocieron que mejoró la calidad de los diagnósticos que deben presentar los municipios para justificar sus acciones de prevención; sin embargo, dijeron que "no queda claro que las acciones propuestas deriven de la identificación de los problemas delictivos descritos en esos diagnósticos".

Las investigadoras explicaron que establecieron una tipología de las acciones del Pronapred, además, identificaron que los talleres de habilidades, valores y oficios, entre otras acciones están entre las más frecuentes, sin que necesariamente tengan un impacto en materia de prevención.

Aseguraron que las acciones como el acompañamiento académico quedaron relegadas a pesar de su efectividad comprobada, mientras que las campañas temáticas son más frecuentes y no tienen un gran impacto.

Detallaron que, con base en el estudio, la rehabilitación de espacios públicos recibió la mayor parte del presupuesto, con 13.5 por ciento, aún cuando solamente el 36 por ciento de éstas identificaba espacios inseguros.

"Al analizar a los grupos beneficiarios de las acciones del Programa, las autoras encontraron que la mayoría atiende a jóvenes (32.9%), pero no hay mecanismos claros sobre cómo llegar a este grupo", explicaron.

Además, mostraron su preocupación porque el Pronapred la define como prioritaria a la población penitenciaria cuando en realidad es la menos atendida.

"Si las acciones a implementar en el terreno tienen una lógica endeble, no están basadas en evidencia o no son las pertinentes, estaríamos ante un derroche de recursos económicos y humanos inadmisible", dijeron las autoras.

En la presentación del estudio estuvieron presentes Eunice Rendón, encargada de dicha Subsecretaría de Prevención; Marie-Paule Neuville, encargada de Cooperación en la Delegación de la Unión Europea en México; Alejandro Hope, editor de seguridad y justicia de El Daily Post; Carlos Puig, director de MILENIO Digital; Carlos Cruz, director general de Cauce Ciudadano, y Carlos Vilalta, profesor-investigador del CIDE.