Procesan a mujer por secuestrar a sus enamorados

Citaba a sus pretendientes en un centro comercial de Lindavista, en el DF, y luego los llevaba a su departamento, donde otros integrantes de la banda esperaban ya a las víctimas para someterlas y ...

México

La función de Margarita Navarro Reyes dentro de la banda de secuestradores a la que pertenecía era seducir a las víctimas potenciales y convencerlas de acompañarla a su departamento, donde las entregaba a los delincuentes.

La mujer de 28 años recibió auto de formal prisión por su posible participación en un plagio, aunque se le investiga por dos más, informó la Procuraduría General de Justicia del DF (PGJDF).

El caso por el que se encuentra en el penal femenil de Santa Martha Acatitla ocurrió en 2011 y los secuestradores, sus cómplices, asesinaron a la víctima.

De acuerdo con la causa penal 162/2014, el 10 de junio de 2011 un empresario y Margarita se citaron en Plaza Lindavista. Más tarde fueron a un bar y finalmente ella propuso ir a su apartamento, en la Unidad Habitacional Vasco de Quiroga.

Ahí el empresario fue entregado a sujetos armados, quienes posteriormente se comunicaron con sus familiares para pedirles dinero por el rescate. Incluso, según el expediente, enviaron fotografías del secuestrado atado de pies y manos, y en ropa interior.

Aunque el pago se realizó, el 11 de julio (un mes después de los hechos) fue encontrado el cadáver de la víctima sobre la carretera La Marquesa-Tenango, en el Estado de México.

Margarita Navarro Reyes fue procesada por secuestro agravado, aunque se le investiga por participar en dos casos más, donde también sedujo a hombres que fueron privados de su libertad.

A todos los citaba en Plaza Lindavista y los convencía de tener relaciones sexuales con ella en su departamente.

La mujer fue capturada por agentes de la Fuerza Antisecuestros el 2 de agosto en Cuautitlán Izcalli, Estado de México.

SENTENCIA A SECUESTRADOR

El juzgado 48 de lo penal notificó al Ministerio Público del DF que dictó sentencia de 50 años de cárcel contra un sujeto tras encontrarlo penalmente responsable del delito de privación ilegal de la libertad.

La PGJDF explicó que la sentencia emitida es contra Ángel Cruz Razo, quien participó en el secuestro de empleados de una empresa para robarles dinero y un automóvil utilitario.

La dependencia explicó que dentro de la causa penal 67/2014, el Ministerio Público acreditó que el pasado 2 de abril los afectados salieron de la empresa donde laboran para ver a unos clientes. Iban a bordo de un vehículo.

Los denunciantes circulaban por calles de la colonia Santa María Aztahuacán, delegación Iztapalapa, cuando fueron interceptados por el ahora sentenciado y varios cómplices, quienes los regresaron a sus oficinas, donde los amarraron de pies y manos.

Miguel Cruz Razo y sus acompañantes trataron de robar pertenencias a los afectados, así como el vehículo que utilizaban, pero elementos policiacos lograron detener al ahora sentenciado.

En Chiapas fue aprehendido Manuel Córdova Castañón, presunto ex integrante de la delincuencia organizada, por homicidio, secuestro y extorsión.

El sujeto cuenta con al menos 13 órdenes de captura y fue detenido armado en Arriaga por elementos de la Agencia de Investigación Criminal de la PGR.

Córdova Castañón está involucrado en el homicidio de una persona identificada como René Eugenio Ramos Juárez.

El presunto delincuente fue rastreado por varios meses tras la liberación de la última orden de aprehensión emitida por el juez tercero de distrito de Chiapas.

Al momento de su captura se encontraba cerca de la iglesia de El Calvario, en Arriaga.

DESAPARECE UN CURA

El pasado 30 de abril un comando se llevó al sacerdote africano Jonh Ssenyondo. A 100 días de su desaparición, no hay rastro que permita conocer su paradero.

El párroco originario de Uganda oficiaba misa en la comunidad indígena de Santa Cruz, municipio de Chilapa, en la zona centro de Guerrero, de donde civiles armados se lo llevaron.

Este domingo el arzobispo de Acapulco, Carlos Garfias Merlos, reconoció la desaparición del prelado, pero negó que haya avances para hallarlo.

“No hemos tenido informes desde que desapareció; no tengo ningún otro conocimiento del sacerdote Jonh Ssenyondo”, señaló el jerarca católico.