Procesan baja de policías extorsionadores detenidos

Exigían dinero señalando órdenes de aprehensión.
A los elementos policiales se les decomisaron armas de fuego.
A los elementos policiales se les decomisaron armas de fuego. (Cortesía Policía de Zapopan)

Guadalajara

Iniciaron los procesos para cesar a los dos policías involucrados en una investigación por extorsión contra una persona que los denunció en la colonia Loma Bonita Residencial, Zapopan.

Antonio Loza Arellano, de 39 años, policía activo de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de Guadalajara, llevaba al menos ocho años en la dependencia y estaba asignado al monitoreo de cámaras de videovigilancia en el CECOE, según datos de la corporación que de inmediato inició el proceso de baja administrativa en su contra por instrucciones del comisario José Ángel Campa Molina.

Rubén Trinidad Marín, de 40 años, es el elemento de la Fiscalía Central con nombramiento de policía investigador que estaba asignado al resguardo de edificios, a quien se le inició una averiguación en el área de Visitaduría para determinar si se iniciaría con él alguna sanción, con la posibilidad de separarlo de su cargo independientemente de la sentencia que pudiera derivar de un proceso penal en su contra.

Un vecino de la zona informó a policías de Zapopan que Loza Arellano y Trinidad Marín le dijeron que ambos eran agentes de la Fiscalía y que pesaba en su contra una orden de aprehensión por la venta de un automóvil con irregularidades, pero que lo dejarían en libertad a cambio de una suma de dinero.

El denunciante les pidió acompañarle a su casa y en ese momento solicitó la presencia de los policías para detenerlos aproximadamente a las 17:30 horas de este jueves 18 de septiembre.

Los agentes municipales aseguraron a Loza Arellano y a Trinidad Marín, decomisándoles, además, un arma de fuego larga calibre .22, una tipo M-1, una pistola de calibre .40 y tres cargadores abastecidos con unos 14 tiros cada uno, además de la camioneta Toyota Highlander azul que habían usado para interceptar a la víctima de la supuesta extorsión.