Proceden penalmente contra policía de Tula por agresión a joven comerciante

Denuncian abuso de fuerza, piden intervención del Ejecutivo y de Derechos Humanos.
Ambulantes del hospital general protagonizaron riña con policías.
Ambulantes del hospital general protagonizaron riña con policías. (José Martín Anaya)

Tula de Allende

Familiares del joven Francisco Javier Osornio Martínez, que el pasado jueves fue privado de su libertad por elementos de la Secretaria de Seguridad Pública y Tránsito Municipal de Tula de Allende, por que  supuestamente se resistía a ser removido en su calidad de vendedor ambulante de las inmediaciones del hospital regional Tula-Tepeji, procedieron penalmente contra funcionarios del gobierno local.

Alegan que no conformes con esto los uniformados y personal de reglamentos y espectáculos clausuraron el auto en el que expedían alimentos, el cual fue enviado al corralón. Además de que con antelación el agraviado había sido remitido a las galeras de las policías por oponerse a la clausura.

Tales hechos serán denunciados ante la visitaduría regional de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Hidalgo, por supuestos excesos de parte de servidores públicos.

Aunado a esto los familiares del agraviado recurrieron a la Dirección Regional de Gobernación con el propósito de denunciar este abuso, y solicitar la intervención del poder Ejecutivo para que se castigue conforme a derecho a los presuntos infractores.

Todo comenzó porque los expendedores de alimentos últimamente se asentaron aún costado del nosocomio justo donde quedará ubicado el hospital de oncología.

En este sentido, la Dirección de Reglamentos y Espectáculos argumentó que urgía limpiar este espacio puesto que está próximo a iniciar la obra del referido proyecto de salud. Por tal motivo funcionarios de la dependencia con el apoyo de elementos de la Dirección de Seguridad Pública procedieron a retirar al vendedor lo cual derivó en una riña que dejó como saldo un lesionado: Francisco Javier Osornio Martínez, de 17 años de edad, hijo del propietario, Juan Luis Osornio.

Ante estos hechos elementos de seguridad ordenado que una grúa se llevara el auto marca Sentra al corralón,  no sin antes colocarle por parte de personal de reglamentos los sellos de clausura.

Ante tal situación el agraviado tendrá que pagar cerca de cinco mil pesos por concepto de multa impuesta por la autoridad local.

De acuerdo con los antecedentes de este hecho, en su momento el expendedor de alimentos fue llamado a la dirección de reglamentos para regularizarse, sin embargo funcionarios del gobierno local mostraron una negativa. Es decir ya no le expidieron el permiso correspondiente y desde entonces el asunto se turnó personal.

Ante esto ya los familiares de la víctima procedieron contra los elementos de seguridad pública y de reglamentos con el propósito de solicitar que se aplique todo el rigor de la ley para que esto no quede impune. Lo anterior al considerar que fueron violadas sus garantías por los supuestos excesos de los servidores públicos.

Comerciantes denunciaron trato preferencial de parte de la dirección de reglamentos ya que aducen que hay otros que se instalan aún costado de las ambulancias del hospital sin que nadie les diga nada. Lo mismo ocurre por las noches con un vendedor de hamburguesas quien según los quejosos obstruye una parte del acceso de las ambulancias. 

Argumentan que no es la primera ocasión que se da un acto de este tipo en las inmediaciones del hospital regional Tula-Tepeji ubicado en la Vuelta del Río, localidad del Carmen, pues en otras ocasiones la autoridad municipal “mediante el uso de la fuerza ha desalojado a los vendedores bajo el argumento de dejar limpio este espacio del ambulantaje debido al mal aspecto que generan aparte de ocasionar congestionamiento vehicular”.

Claves

Problema recurrente

- El problema del ambulantaje en varios puntos del municipio de Tula,  ha representado un problema para las autoridades anteriores y en turno, dado que no han podido controlarlo.

- Lo anterior ha generado conflictos graves y conatos de bronca entre funcionarios locales con los propios vendedores ambulantes.

- Por ejemplo en la principal cuadra de la ciudad la autoridad gubernamental no ha podido con el ambulantaje tal y como lo advirtió en el pasado que serían desalojados.