Preocupante, violencia en manifestaciones en México: CIDH

Se observa un ascenso en la espiral de violencia entre manifestantes y autoridades policíacas que es muy grave, indicó el secretario ejecutivo de la CIDH, Emilio Álvarez Icaza.
Marcha del 2 de octubre en la ciudad de México.
Marcha del 2 de octubre en la ciudad de México. (Archivo)

Ciudad de México

La espiral de violencia entre manifestantes y autoridades va en ascenso, dijo el secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Emilio Álvarez Icaza, quien señaló que ven con preocupación lo que está ocurriendo en México.

“Manifiesto la preocupación porque estamos observando (en la CIDH) una espiral de violencia en ascenso; los niveles de desencuentro y de violencia con los que se están llegando entre manifestantes y servidores públicos es muy grave”, indicó.

Entrevistado en la biblioteca “José Vasconcelos”, donde se lleva a cabo el 48 periodo extraordinario de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CoIDH), Ávarez Icaza mencionó que los servidores públicos encargados de cumplir la ley sí pueden contener y disuadir a los protestantes, pero no debe reprimirlos.

“Ha habido momentos en este país (de manifestaciones) que eso ya eso se ha resuelto; por ejemplo: a fines de los 90, cuando el Periférico fue bloqueado, otras vías en Tlalpan; cuando el sindicato del (Instituto Mexicano del) Seguro Social tuvo una reunión. La manifestación fue encarrilada y contenida para que se diera el libre tránsito. Eso ya ha pasado en la ciudad y apelamos a que eso se pueda hacer, de manera que se concilien los derechos de los manifestantes”, apuntó.

Emilio Álvarez Icaza hizo un llamado tanto a manifestantes como a autoridades para que en el ejercicio de los derechos de unos y las labores de contención de otros, no se propicien más espirales de violencia.

Comentó que recibieron información de la última manifestación que se registró en México, particularmente la del 2 de octubre.

“(La información) nos preocupa mucho, servidores públicos fueron incendiados, golpeados, maltratados, algunos de ellos en condición de gravedad, es un tema que preocupa mucho; también recibimos información de que hubo defensores de derechos humanos golpeados, uno de ellos del Centro de Derechos Humanos Agustín Pro, periodistas golpeados cuando estaban cumpliendo su labor.

“Vamos a pedir información al Estado (mexicano) de manera que tengamos condiciones de valorar (lo que ocurre) en esos términos”, señaló.

El secretario ejecutivo de la CIDH dijo que lo que debe quedar claro es que las autoridades pueden hacer labores de contención, de disuasión, pero no de represión.

También es delicado, agregó, cuando en las manifestaciones se apela a mecanismos o instrumentos de violencia, es decir, cuando se agrede a un servidor de violencia, eso va a provocar una espiral de violencia muy grave.