Policías en paro prometen entregar hoy el cuartel

El gobierno de Oaxaca asegura que no habrá represalias contra los amotinados, que revisará su situación laboral, pero descarta pagar el salario correspondiente a la quincena sin actividades.
Después de que se venció el ultimátum que les dio el gobierno, hubo uniformados que se amarraron a postes para continuar su protesta.
Después de que se venció el ultimátum que les dio el gobierno, hubo uniformados que se amarraron a postes para continuar su protesta. (Carolina Jiménez/Cuartoscuro)

Oaxaca y México

Policías estatales en paro prometieron que hoy al mediodía entregarán de manera pacífica el cuartel de Santa María Coyotepec, en un acto al que pidieron que acudan autoridades de Oaxaca y mandos de la corporación.

En respuesta, Miguel Ángel Muñoz Navarro, vocero del gobierno oaxaqueño, anunció que acudirán al acto de entrega-recepción Víctor Alonso Altamirano, encargado del despacho de la Secretaría de Seguridad Pública, y mandos regionales.

Precisó que conformarán dos comisiones: una que auditará las condiciones en que se encuentra el cuartel y otra que revisará la situación en que retornarán al trabajo los agentes.

Subrayó que no habrá represalias contra los inconformes, pero dejó en claro que no pagarán el sueldo correspondiente a los días que estuvieron suspendidas las labores.

El conflicto quedó resuelto luego de 17 días en paro y horas después de haberse cumplido el ultimátum que dio la administración de Gabino Cué a los agentes para retornar a las labores.

El mandatario estatal confirmó en entrevista con Marisa Iglesias para MILENIO Televisión, que ayer 275 agentes cumplieron con el plazo otorgado (que se cumplió a las 14 horas), acudieron al pase de lista y firmaron la carta compromiso para reincorporarse al trabajo.

Mientras el resto del grupo inconforme, unos 325 elementos, decidieron continuar el paro y mantenerse atrincherados en el cuartel de Santa María Coyotepec.

Por ello, Guillermo Ramírez, vocero de la SSP de Oaxaca, dio a conocer que a esos policías se les iniciaría un proceso sancionador y serían dados de baja de manera definitiva.

Incluso, el gobernador advirtió en la entrevista con MILENIO que no descartaba usar la fuerza pública para desalojar a los policías estatales.

En otro acto dijo: “No descartaría un operativo para tomar el cuartel, pero estamos negociando. No caeremos en presiones ni chantajes del grupo de policías jóvenes que está al frente de este paro”.

Destacó que ya habían tenido la tolerancia suficiente para escuchar a los inconformes y solucionar sus exigencias más sentidas, como 10 por ciento de aumento a su salario y haberes, además de dotarlos de equipo, patrullas y mejores condiciones de trabajo.

El grupo inconforme permaneció en el cuartel, donde hubo quienes se declararon en huelga de hambre y al menos un
par de policías se amarró a postes de luz con pancartas en las que exigieron el pago de su sueldo y evitar represiones.

Por la noche, ofrecieron una conferencia en prensa encabezados por sus líderes, como Jeyco Pérez, en la que anunciaron su disposición de regresar las instalaciones, “pero queremos que se nos garantice nuestro pago y que las actas administrativas integradas no procedan”.

Pérez ofreció disculpas por la toma del cuartel y la suspensión de las actividades que afectó la seguridad de los oaxaqueños.

Minutos después autoridades de Oaxaca anunciaron su respuesta.