Policías frustran asalto a un camión de valores

Cinco sujetos intentaron robar el vehículo cuando abastecía de dinero a un cajero automático.
En el estacionamiento se desató la balacera.
En el estacionamiento se desató la balacera. (Juan Levario)

Guadalajara

Acechaban a una camioneta de valores, pero al interceptar a los guardias de seguridad privada que iban a abastecer un cajero, los asaltantes fueron sorprendidos por unos policías tapatíos y escaparon después de herirlos en la colonia Jardines del Nilo Norte.

Sólo se logró detener a un sospechoso, que fue identificado como Jesús Octavio Linares Corona, de 37 años, de acuerdo con información de la Policía municipal.

Antes que los policías pudieran desenfundar sus armas, alguno de los delincuentes les disparó. Uno de los policías recibió un balazo que le hirió un pulmón y una vértebra, según personal de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, mientras que el otro recibió un rozón de bala en la cabeza, ambos fueron trasladados en ambulancia a la Clínica 14 del IMSS.

El intento de asalto ocurrió en una Farmacia Guadalajara que está en la esquina de avenida Río Nilo y la calle Elías Villalpando, minutos después de las 15:00 horas, pues uno de los custodios privados pidió apoyo de los cuerpos de seguridad públicos al percatarse que ingresaban los sospechosos detrás de sus compañeros.

Los oficiales de la unidad G-6045 acudieron de inmediato para impedir el asalto y los delincuentes que se quedaron a la entrada de la farmacia avisaron a sus cómplices para huir. En el estacionamiento dispararon contra los dos policías antes que pudieran reaccionar a la agresión.

A bordo de un automóvil Pontiac rojo con toldo negro y una camioneta tipo van color verde, cuatro de los delincuentes habrían huido y no fueron capturados, según datos extraoficiales.

El asaltante capturado alcanzó a correr dos cuadras antes que un ciudadano, junto con un policía, lo sometieran en Marquesa de Calderón casi esquina con Miguel Mondragón, y le quitaron una pistola calibre 9 milímetros con varios tiros en su interior, que coincidían con los dos casquillos asegurados en el estacionamiento de la farmacia.