Policías se quitarán la capucha

Se busca que la ciudadanía confíe en los elementos a la hora de prestar auxilio. El comandante de la XI Región Militar, con sede en Torreón, Cuauhtémoc Antúnez Pérez, fue quien hizo la recomendación.
La recomendación fue emitida a los mandos responsables de las diferentes corporaciones policiacas.
La recomendación fue emitida a los mandos responsables de las diferentes corporaciones policiacas. (Milenio Digital/Archivo)

Torreón, Coahuila

Con la finalidad de tener una mayor aproximación con los ciudadanos, elementos de las diversas corporaciones policiacas se descubrirán el rostro durante las funciones que realicen en los recorridos de vigilancia y barridos en Torreón.

El general de División Diplomado de Estado Mayor, Cuauhtémoc Antúnez Pérez, quien acaba de ser nombrado como el nuevo comandante de la Décimo primera Región Militar, emitió una recomendación a los mandos responsables de las diferentes corporaciones policiacas, la cual consiste en despojarse de la capucha que les cubre el rostro.

Esta acción busca que el ciudadano confíe en la autoridad policiaca que atiende un llamado de auxilio, además que interactúe de manera directa con el policía, el cual lo vería de frente y con el rostro descubierto.

En el caso de la Dirección de Seguridad Pública, la medida hacia el servicio de seguridad que se brinda a cualquier ciudadano, fue acatada con buena disposición, por lo que se emitió la orden para que los policías se descubrieran el rostro.

Adelaido Flores Díaz, titular de la Policía Municipal, coincidió con la recomendación y explicó que con o sin capucha, la corporación que tiene a su mando atiende todos los llamados de auxilio, de igual forma, la proximidad a la sociedad ha sido para la Policía Municipal, la prioridad.

En su momento las diversas corporaciones policiacas tomaron la decisión de que sus elementos policiacos cubrieran su rostro por medidas de seguridad ante la ola de violencia que atravesaba la ciudad, ya que daba la oportunidad de no revelar la identidad del oficial cuando realizaba funciones de riesgo, tales como arresto a personas relacionadas con acciones ilícitas del fuero federal, ordenes de aprehensión, decomiso de armas y de estupefacientes, entre otros delitos.