“El mejor regalo, estar con mis hijas”

Es lo que dijo Nury Guadalupe Hernández, elemento de Seguridad Pública de Torreón, en el marco del Día de las Madres, combina su rol de madre, esposa y abuela con su trabajo.
Nury Guadalupe Hernández, aseguró que el mejor regalo que como madre puede recibir, es el estar siempre con sus hijas.
Nury Guadalupe Hernández, aseguró que el mejor regalo que como madre puede recibir, es el estar siempre con sus hijas. (Cortesía de Seguridad Pública)

Torreón, Coahuila

Nury Guadalupe Hernández Madrid, es una mujer que no le importa lavar ropa, cocinar, hacer el aseo de su hogar, atender a su familia y además trabajar.

Tiene tres años de ejemplar desempeño en la Dirección de Seguridad Pública Municipal en la ciudad de Torreón, recientemente ha recibido reconocimiento por el Mérito Policial, por las detenciones realizadas, su presentación y su desempeño laboral.

Ella es mamá y abuela, tiene cuatro hijas y dos nietos y cumple el rol de mujer, madre de familia y abuela, así como elemento de Seguridad Pública.

“Las tengo muy pegadas a mi aunque estoy en turnos de 24 a 24, pero el tiempo que estoy en mi casa trato de aprovecharlo y lo disfruto mucho”.


 “Sí es difícil un poco, pero todo se puede echándole ganas cuando uno quiere superarse y salir adelante, las cosas se hacen más fáciles y más contando con el apoyo de tu familia, de todas las personas que te rodean”, asegura.

En relación a la opinión que tiene la ciudadanía de los policías, dijo que sí visualiza que está cambiando.

“Es como todo y en todos lados se dan opiniones buenas, opiniones malas, pero hay que salir adelante”.

Indicó que en la actualidad, la población tiene mayor confianza con ellos elementos, ya no le sacan la vuelta: “Hasta ahorita en lo que a mí toca no he tenido ningún problema, al contrario, yo ando en el Centro de la Ciudad, por el Mercado Alianza, paso y los señores que tienen sus puestos nos saludan muy bien, nos dan los buenos días”, aseguró.

Indicó que las mujeres pueden hacer muchas cosas, sin embargo como cualquier persona, se pueden lograr sus objetivos siempre y que uno quiera, de lo contrario no se podrá salir adelante.

Con el apoyo de su marido en lo económico y sentimental, Nury se levanta todos los días a las cinco de la mañana para prepararse e irse a trabajar a las siete de la mañana y sale hasta el siguiente día, en turnos de 24 por 24 horas.

“Es complicado pero a todo se acostumbra uno, porque me gusta mucho mi trabajo”.

“Mi madre era muy trabajadora, a las cinco de la mañana ya andaba de pie, nos dejaba hecho de comer cuando ella se iba a trabajar, ya estaba la casa limpia, y todo eso ya lo veía yo, nunca me ha gusta estar sin hacer nada, siempre ando viendo qué hacer”.


¿Cómo visualiza la sociedad en la que vive? “Cada cabeza es un mundo. A mi me gustaría que todos fueran personas trabajadores, hombres, mujeres, que no se cierren a las oportunidades y a una vida mejor".

"Hay mucha gente que se cierra a la oportunidad de vivir una vida mejor, con calidad, hay gente que se cierra a ello, no encuentra trabajo y se queda estancada y esto no debe ser, hay que echarle ganas, siempre, siempre".

"No hay que estar con la idea que todo caerá del cielo, yo pienso que mucha gente si le falta echarle un poco más de ganas y confiar un poco en ellos”.

Su hija más grande tiene 18 años, la otra de 17 y las más pequeñas de 5 y 6 años de edad, llega a su casa y almuerza con ellas, platica con ellas, incluso la que está en el kinder le pide que le cante una canción y la escucha mucho.

“Las tengo muy pegadas a mi aunque estoy en turnos de 24 a 24, pero el tiempo que estoy en mi casa trato de aprovecharlo y lo disfruto mucho”.

Previo al día de las Madres recordó con nostalgia: “Mi madre era muy trabajadora, a las cinco de la mañana ya andaba de pie, nos dejaba hecho de comer cuando ella se iba a trabajar, ya estaba la casa limpia, y todo eso ya lo veía yo, nunca me ha gusta estar sin hacer nada, siempre ando viendo qué hacer”.

Cuestionada al respecto, Nury señala que siempre recibe los regalos por esta fecha muy agradecida, sin embargo aseguró que el mejor regalo que como madre puede recibir, es el estar siempre con sus hijas.