Policía veterano, novel escritor y futuro profesor

Con 15 años de trayectoria como policía, Erick Josué Arenas Hernández ganó un concurso nacional de cuento con su historia “Los primeros perros”.

Ciudad de México

Los días de Erick Josué Arenas Hernández se van entre sus actividades de policía, ya sea en la calle o en oficina, y sus estudios de Licenciatura en Educación Secundaria. Y además se da tiempo para escribir cuentos.

Erick Josué es policía de la ciudad de México desde hace 15 años, de los cuales 13 fue patrullero y lleva dos de granadero. Como Primer Oficial, está encargado de dirigir a los elementos policíacos durante marchas y eventos masivos.

Orgulloso de ser policía, ahora tiene un nuevo motivo de alegría, ya que tras una fortuita incursión en la literatura ganó el Concurso Nacional de Cuento Campirano 2013.

“Ahorita voy en quinto semestre de la licenciatura en Educación Secundaria. Ahí conocí a una maestra que nos estuvo motivando para hacer algunos escritos, ella me dijo que pues estaban muy bien escritos, ahí me nació el poder escribir”, relata.

A partir de entonces escribir es uno de sus pasatiempo, también le sirve para liberar el estrés y sentirse mejor. Pero nunca pensó que sería galardonado por eso.

Este premio “para mí es una emoción y un orgullo”, expresa con una tímida sonrisa al recordar que por haber perdido el metro fue que vio la convocatoria del concurso, en una de las pizarras en el andén de la estación Revolución

“Ahí puedo demostrar que sí sé escribir”, se dijo esa ocasión, “demostrarle a la maestra que lo que me había dicho sí era cierto”.

Erick Josué ha dedicado 15 de sus 43 años de vida a la labor policiaca. Asegura que tanto él como sus compañeros saben que en el cumplimiento de su deber se les puede ir la vida, por eso tienen que actuar bien. Y ahora ve en la literatura un camino para fortalecer esa labor.

“Ya tengo un compromiso con mi institución, porque aquí hay mucho material para poder escribir, hay muchísimas historias muy buenas por parte de mis compañeros, yo vería la manera de poderlas escribir y dárselas a conocer a la ciudadanía”, señala.

Ha escrito cuentos y algunos poemas sobre lo que ha vivido y lo que ve. Ahora planea dar a conocer las historias de sus compañeros de la Secretaría de Seguridad Pública del DF.

“Yo creo que ese sería un modo de acercarnos también (a la gente)”, abunda, “que vean que la policía está cambiando y hasta podemos hacer cosas que les gusten” como escribir.

[b]Los primeros perros[/b]

“Le dije que se anduviera con cuidado, que no se fiara de la Justina, se lo dije pero no me quiso creer…”, así inicia [i]Los primeros perros[/i], cuento de Erick Josué Arenas Hernández, veterano policía y novel escritor.

[i]Los primeros perros[/i] es la historia de amor entre un maestro y una joven de la huasteca hidalguense, relación a la que se opone el tío de ella, todo enmarcado por las costumbres y tradiciones de la provincia mexicana.

Este cuento está inspirado por las atmósferas de la obra de Juan Rulfo, la sencillez de los textos de Juan José Arreola y el sentimiento de la literatura de Julio Cortázar, pero, sobre todo, por los recuerdos que conserva Erick Josué de la provincia donde creció.

Oriundo de Yahualica, Hidalgo, poblado enclavado en el corazón de la sierra de Hidalgo, “todavía tengo vivas esas costumbres, ese modo de vida (…) dejo en claro las atmósferas porque tengo esas vivencias de la región”, comenta.

Erick Josué obtuvo el primer lugar del Concurso Nacional de Cuento Campirano 2013 de entre 147 participantes, de los cuales otros seis fueron reconocidos con mención honorífica.

Por este cuento se hizo merecedor de un diploma, un premio económico de 50 mil pesos y la publicación de su cuento, lo que sucederá hasta el próximo año.