Pocos, procesos penales por tala clandestina: Semarnath

Anualmente, por la tala ilegal, la deforestación y los incendios, el estado pierde cerca de 10 mil hectáreas forestales.
Donde se registra más de 80 por ciento de la tala clandestina en la entidad es en Acaxochitlán, Singuilucan y Agua Blanca.
Donde se registra más de 80 por ciento de la tala clandestina en la entidad es en Acaxochitlán, Singuilucan y Agua Blanca. (Archivo)

Pachuca

Detrás de la tala clandestina de árboles en Hidalgo están grupos delincuenciales que operan, principalmente, en tres zonas boscosas. Ellos mantienen bajo amenaza a los pobladores y, comúnmente, logran evadir la acción de la justicia, pues cuando sienten la presencia de la autoridad abandonan todas sus posesiones, sin que esto, por las ganancias que esta actividad ilícita genere, signifique una pérdida para ellos, informó el secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Honorato Rodríguez Murillo.

Anualmente, por la tala ilegal, la deforestación y los incendios, el estado pierde cerca de 10 mil hectáreas forestales.

"Esta actividad ha ido creciendo mucho porque hay grupos muy organizados. Personas vienen, talan, amenazan a las personas, y se van. Este es un problema serio que tenemos que atender todas las autoridades", dijo el funcionario, quien agregó que la sanción por este delito debe ser el encarcelamiento, por el daño que genera a los ecosistemas.

Reconoció que son pocos los decomisos que logran realizar las corporaciones de seguridad, así como las personas procesadas por la presunta comisión de este ilícito. Además, añadió que en las comunidades donde se concentra esta actividad los vecinos tienen miedo de denunciar por temor a represalias.

"El problema es que sienten la presencia de la autoridad y abandonan todo lo que tienen. Normalmente los camiones en los que transportan la madera son viejos, porque están dispuestos a perderlo todo. Dejan herramienta, dejan camiones, al fin que compran otras 'carcachas' por ahí y le siguen en este tema".

En su reciente visita a Mineral del Monte, el procurador Federal de Protección al Ambiente, Guillermo Haro Bélchez, reveló que en Hidalgo existen tres zonas de alto riesgo forestal, donde se registra más de 80 por ciento de la tala clandestina en la entidad: Acaxochitlán, Singuilucan y Agua Blanca.

En estos municipios, expuso, existen bandas delincuenciales organizadas que operan ante la poca vigilancia forestal.

La Profepa firmó el pasado martes un Convenio con la Procuraduría Estatal de Protección al Ambiente de Hidalgo que tiene por objeto coordinar acciones para proteger y preservar el medio ambiente y los recursos naturales en la entidad.

Dicho instrumento permitirá generar información para integrar un diagnóstico de los ilícitos en materia ambiental, así como la identificación de zonas críticas, lo cual permitirá emprender acciones operativas más eficientes. Asimismo busca realizar acciones que promuevan la Cruzada Nacional por la Denuncia Ambiental, como un instrumento de participación social en la protección del entorno natural.