Plan para reducir la violencia en Tepito

El proyecto cuenta con un presupuesto de 16 millones de pesos que provienen del programa nacional de prevención del delito.

México

La Subsecretaría de Prevención y Participación Ciudadana de la Secretaría de Gobernación comenzó oficialmente su estrategia para reducir la violencia en el barrio de Tepito.

El proyecto cuenta con un presupuesto de 16 millones de pesos que provienen del programa nacional de prevención del delito y que serán invertidos en diversos rubros que buscan modificar la imagen del barrio bravo para que ahora destaque por sus raíces culturales.

“El león no es como lo pintan, nos hemos ganado una famita que no nos conviene, pero un perro bien educado no es bravo”, dijo Luis Arévalo, zapatero y promotor cultural del lugar desde hace casi cuarenta años; no obstante, él nació y se casó ahí, por lo que conoce el territorio como la palma de su mano desde hace 73 años.

“La cultura está secuestrada, estamos rodeados de comercios y las personas no saben que existimos, solo salimos en la nota roja, pero Tepito no solo es de malandrines, sino de personas con talento. Somos un barrio de guerreros en resistencia cultural”, dijo.

Inicialmente el proyecto que presentó en mayo pasado la subsecretaria consideró trabajar en 225 polígonos territoriales en beneficio de 3.9 millones de habitantes.

Respecto al DF, el plan era únicamente trabajar en dos polígonos de Iztapalapa, pero tras la difusión del caso Heaven, Tepito fue integrado al proyecto como un polígono especial para aplicar la misma estrategia social y preventiva que en el resto del país.

Los 16 millones de pesos asignados serán repartidos a partes iguales entre Cuauhtémoc y Venustiano Carranza, que también coadyuvan en el proyecto como sedes de las 84 manzanas prediales que conforman al barrio.

La estrategia comenzó con un tour cultural por las zonas más representativas de Tepito, como los casi 50 murales de la vecindad Palomares, en la calle Toltecas.

Tras la muerte de su autor, Daniel Manrique, creador del colectivo Tepito arte acá, algunos jóvenes tepiteños han asumido la tarea de seguir con la pinta artística de bardas, aunque no ha sido suficiente. Por ello buscan pintar más en la periferia de la iglesia La Conchita y en otros puntos.

La salsa, por ser un baile representativo del lugar, tendrá su propio espacio en el salón Los Ángeles, donde se realizarán actos relacionados con las armas de fuego.

“Nuestro proyecto se llama Salsa-bro-son y es un juego de palabras entre salsa, brother y el son, cuyo ritmo es básico para Tepito.