Pihuamo protesta por el maltrato a sus policías

En el Ayuntamiento, cuyo municipio se ubica en la región sureste de la entidad, aseguran que la Fiscalía General les dio un trato indigno y violó sus derechos.
Tras la primera decisión de desarmar el cuerpo de seguridad de Cocula y Casimiro Castillo se dijo que en otras policías ocurriría lo mismo.
Tras la primera decisión de desarmar el cuerpo de seguridad de Cocula y Casimiro Castillo se dijo que en otras policías ocurriría lo mismo. (Milenio)

Guadalajara

Los elementos de la Fiscalía General del Estado (FGE) que se encargaron de desarmar a la policía de Pihuamo no respetaron los derechos de los elementos municipales, les dieron un trato indigno y se llevaron hasta objetos personales. Además, la dependencia estatal no ha informado del seguimiento jurídico que se ha dado.

Lo anterior fue señalado por los integrantes del Ayuntamiento de Pihuamo, en un oficio enviado al Congreso del Estado, en el que aseguran respaldar las acciones que ha emprendido la Fiscalía Estatal, pero piden que se apeguen a la legalidad.

El documento fue recibido por el Poder Legislativo el 3 de junio pasado y está firmado por el presidente municipal, Everardo Contreras López; la síndico María Esther Mendoza Morfín, así como los regidores Arnoldo Ávalos, Adelaida Padilla, Gustavo Osorio, Benjamín Ceballos, José de Jesús Ramos, María Elena Mendoza y Roberto Sánchez Mendoza.

El 1 de junio pasado, un mes después de que se puso en marcha el Operativo Jalisco, la Fiscalía Estatal anunció que fueron desarmadas las policías municipales de Pihuamo y Jilotlán de los Dolores, para investigar a sus integrantes de posibles nexos con el crimen organizado.

Ese día, el presidente municipal recibió el oficio FGE/899/2015, firmado por el fiscal general, Luis Carlos Nájera Gutiérrez, en el que se pide la “entrega inmediata de la totalidad del armamento que se tiene bajo resguardo” del ayuntamiento, amparado bajo la licencia oficial colectiva número 44, para su revisión y validación ante la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

Además, se pide al alcalde que ponga a disposición de la Fiscalía, en las instalaciones del Instituto para la Formación Profesional, a todos los elementos de la corporación municipal, para que se les practiquen exámenes de control de confianza.

En el oficio enviado al Congreso, el Ayuntamiento de Pihuamo relata que las acciones de la Fiscalía no se dieron en esos términos, sino que elementos de la dependencia federal se presentaron en la sede del gobierno municipal y “de forma arbitraria” se llevaron a los policías.

También refieren que el trato que se dio a los uniformados, que ya habían acreditado los exámenes de control de confianza fue “indignante”, además que no se les permitió comunicarse con su familia para que estuvieran enterados de lo que ocurría. La única respuesta que recibieron, señalan, es que serían evaluados nuevamente en un plazo de 48 horas.

Además, relatan que los policías estatales irrumpieron “alterando el orden y la paz del Palacio Municipal”, donde está también la corporación de seguridad, a pesar de que en ese momento había ciudadanos realizando trámites ante el Registro Civil y Catastro.

ANTECEDENTES

7 DICIEMBRE 2014

Policía de Cocula 45 elementos.

Policía de Casimiro Castillo 26 elementos.

14 DE MAYO 2015

Policía de Unión de Tula 11 elementos.                    

Policía de Villa Purificación 19 elementos.