CRÓNICA | POR ALEJANDRO MADRIGAL

Pierde 'movilidad' el puerto de Lázaro Cárdenas

Lucha contra el narcotráfico

La Marina y el Ejército tomaron hace dos semanas el control de ese municipio, lo que ha retrasado el comercio mercante.

El puerto también está restringido para los pescadores.
El puerto también está restringido para los pescadores. (Alejandro Madrigal)

Michoacán

El puerto de Lázaro Cárdenas no tiene la misma movilidad de buques mercantes que otros meses, cuando desde el malecón se observaba cómo esos grandes barcos desbordados de contenedores hacían fila para descargar en sus 17 terminales.

Desde hace dos semanas la Marina Armada de México y el Ejército mantienen el control del puerto michoacano y la entrada es restringida a cualquier embarcación del tamaño que sea.

Antes de que las fuerzas federales desarticularan la llamada mina de oro de Los caballeros templarios, de la que tenían entradas por mil millones de pesos al año, el puerto tenía una movilidad anual de 30 millones de toneladas, siendo el puerto de mayor crecimiento en México por las operaciones procedentes de Asia, principalmente de China y Japón.

Ahora el control es minucioso. De acuerdo con el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) del puerto, Benjamín Rodríguez, los permisos y la supervisión para los empresarios son muy estrictos y muchos prefieren que la veda de control pase antes de importar.

La restricción de las fuerzas armadas federales también afecta a los pescadores, porque para ellos el puerto también está cerrado, como lo aseguró Casto García, el representante de los pescadores de Lázaro Cárdenas.

"No nos dejan pescar; esta lanchita (señala una pequeña embarcación) no puede salir al mar, tiene que pescar aquí en el puerto y después de un rato la Marina llega y nos saca de aquí. Nos dicen que ven estas lanchas y lanchitas por las cámaras que tienen, pero reniego: por qué no ven otras lanchas que hacen males", dijo el pescador.

Casto García no comprende cómo es que en el puerto, tercero en importancia en el país, los recursos no llegan a las personas de ese lugar que fue explotado a mediados de los años 70: "Sabemos que el puerto genera muchísimas divisas, lo oigo, y si nosotros los pescadores y agricultores, que somos los nativos de aquí alcanzáramos de eso, sería diferente. No les pido que me den, sino que me permitan ganarlo".

Por mar y tierra

Mientras la Marina se hace cargo de las operaciones en el puerto, en tierra el Ejército supervisa calles y centros comerciales. Las 15 camionetas de la policía municipal ahora son tripuladas por soldados. En la calle hay movimiento y este fin de semana la gente respondió al Buen Fin. De hecho, vehículos artillados del Ejército y alrededor de 12 soldados vigilan los estacionamientos de la única plaza comercial.

"La calle siempre ha estado tranquila, lo que sucede es que las extorsiones se dan en los locales, en las oficinas, en los lugares de trabajo, eso es lo que tiene detenido al puerto", como lo asegura un joven empresario que prefiere guardar el anonimato por las amenazas que ha recibido del crimen organizado.

En el mar los pescadores se quejan de que sus lanchitas son detectadas por la torre de control y la Marina se aproxima en una lancha con cuatro motores, que alcanza 60 nudos (100 kilómetros por hora en mar), y se les pide abandonar el puerto.

En un recorrido por lancha, MILENIO comprobó que personal de la Armada no permite que embarcaciones circulen por el puerto. Inmediatamente la lancha se acercó con la torreta encendida y pidió la salida de la embarcación.

"Nos dicen que hay tratados internacionales y que por seguridad del puerto no debe entrar gente extraña, pero nosotros no nos arrimamos a barcos, a ningún muelle; de hecho ni bajar a tierra podemos", dijo Juan, uno de los pescadores que en rato solo pudo sacar algunos ostiones y un pulpo.

Para los empresarios del puerto, la llegada de las fuerzas armadas era algo inevitable, pero no es la solución al problema mayor que se vive en el municipio, uno de los 73 de que supuestamente controla por Los caballeros templarios.

De acuerdo con el presidente del CCE, el gobierno federal anunció una inversión de 10 mil millones de dólares (capital privado) para la construcción de regasificadora, una nueva planta de Comisión Federal de Electricidad y un astillero para la generación de empleo, aunque para el líder de los empresarios las inversiones siempre se "quedan en puras promesas y nunca llegan: desde hace dos sexenios nos están prometiendo un aeropuerto moderno y no lo pueden concretar".

Michoacán