Piden borrar estigma de presos infectados de VIH

SEIINAC urge a sensibilizar a funcionarios públicos y personal de los centros penitenciarios para asegurar los derechos humanos.
El SEIINAC señala una de las problemáticas al interior de los Centros de Readaptación Social.
El SEIINAC señala una de las problemáticas al interior de los Centros de Readaptación Social. (Arturo González)

Pachuca

Ante la discriminación que existe al interior de los Centros de Readaptación Social, la organización Servicios de Inclusión Integral AC (SEIINAC) planteó que es urgente la sensibilización a funcionarios públicos y personal de los centros penitenciarios para borrar la estigmatización hacia personas privadas de su libertad con VIH Sida y prevenir el contagio de este virus.

En la presentación del libro Prevención y atención del VIH Sida en personas privadas de su libertad, SEIINAC con apoyo del Centro Nacional para la Prevención y el Control del VIH y el SIDA (CENSIDA), reveló que es un informe acerca de las personas privadas de libertad que viven con VIH y plantea que la estigmatización  y discriminación sobre los reclusos impiden a los funcionarios de los penales garantizar el derecho a la salud que tiene la población de los Ceresos.

Luis Jorge de la Peña, coordinador del área de investigación y asistencia legal por los derechos humanos, explicó que la reforma constitucional en materia de justicia que se hizo en 2008, modificó el artículo 18 para integrar a los derechos humanos como base para la reinserción social.

“Dejamos atrás el modelo de la readaptación social e incluye el término de reinserción social”, abundó; esto implicó que las personas privadas de libertad sean vistas como sujetos de derechos. 

Precisó que 43 por ciento de las personas privadas de su libertad en los centros penitenciarios en el país se encuentra sin una sentencia firme porque no se le ha demostrado que es responsable del delito por el que se le acusa; sin embargo, con la modificación al artículo 18, ahora se debe reconocer los derechos humanos como base de la reinserción social contempla que la rehabilitación penitenciaria debe fundamentarse en los derechos humanos, uno de los cuales comprende el derecho a la salud.

Son cuatro dimensiones del derecho a la salud: disponibilidad, aceptabilidad, accesibilidad y la calidad. El problema, sostiene, es que los presos no son vistos como personas de derecho, siendo que no pierden sus derechos sino que se les restringen algunos. “Los funcionarios penitenciarios castigan privando derechos para que aprendan a no portarse mal; los derechos quedan supeditados a un buen comportamiento”.

Por ello propone que los centros penitenciarios deben estar al escrutinio de la sociedad pues afirma que existe opacidad en lo que sucede al interior de los penales.

“Nadie ve ni conoce lo que pasa ahí más que la autoridad penitenciaria”; de ahí la importancia que organizaciones de la sociedad civil como SEIINAC entren a los centros de readaptación y hagan estas observaciones.

Claves

Ceresos

- SEIINAC realizó pruebas rápidas de VIH en algunos Ceresos de Hidalgo y en caso de ser positivo el resultado se turna a la SSH para brindarle al interno los servicios de salud.

- Si una prueba rápida da positivo, la Secretaría de Salud de Hidalgo (SSH) hace otras dos pruebas de laboratorio para entregar a la persona un resultado 100 por ciento confiable.

- Evitar contagios dentro de los Ceresos sólo se logrará con la educación y capacitación a los reos y funcionarios de los centros de readaptación, dice Agustín Galindo.