Piden Ejército y Marina certeza, no impunidad

Titulares de la procuración y administración de justicia de ambas instituciones admiten que en algunos casos es "inevitable violentar los derechos humanos".
Los representantes de las fuerzas armadas en la reunión con las comisiones de Justicia, Defensa Nacional y Estudios Legislativos.
Los representantes de las fuerzas armadas en la reunión con las comisiones de Justicia, Defensa Nacional y Estudios Legislativos. (Javier García)

México

En un encuentro sin precedente, el Ejército y la Marina-Armada de México defendieron la vigencia del fuero militar ante senadores, al aseverar que es necesario un marco jurídico equilibrado, que les dé certeza en sus funciones y no trastoque la disciplina de las fuerzas armadas

Rechazaron que con el fuero se busque impunidad o exención, porque hoy en día ya son juzgados por tribunales civiles cuando sus integrantes cometen un delito de ese orden.

Los titulares de las áreas de procuración y administración de justicia de ambas instituciones admitieron que si ha habido violaciones a los derechos humanos al salir a las calles es porque su instrucción es la de una fuerza armada, no de seguridad pública, y por ello le piden al Senado certeza jurídica.

El contralmirante Alejandro Vázquez Hernández, director de Justicia Naval de la Unidad Jurídica, expuso ante las comisiones dictaminadoras:

"Nos pidieron limpiar la casa y ahora nos reprochan que nos hayamos empolvado; es evidente que en algunos casos se han violentado derechos humanos, pero en algunos casos también es inevitable debido a los enfrentamientos".

Agregó que solo se equivoca el que trabaja y en el caso concreto de los operativos de fuerzas armadas, "solo violan derechos humanos quienes están combatiendo a
los delincuentes".

Al participar en la audiencia pública de Justicia Militar, convocada por las comisiones de Justicia, Defensa Nacional y Estudios Legislativos, también el procurador militar, Jesús Gabriel López Benítez, aseveró que "somos los más celosos guardianes de la disciplina militar y no permitimos conductas que atenten y pongan en entredicho la buena imagen de la institución".

Ante senadores de PRI, PAN y PRD sostuvo que existe la convicción de que tanto las resoluciones de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), como de la Suprema Corte deben observarse.

Sin embargo, es indispensable que las modificaciones a la competencia de los tribunales guarde equilibrio entre los valores que preservan el ejercicio de la jurisdicción de los tribunales ordinarios y, por la otra, la cohesión disciplinaria "tan necesaria, tan indispensable en el Ejército, Armada y Fuerza Aérea".

El procurador militar objetó que el Senado pretenda, en la reforma que alista, que el ministerio público militar decline a investigar hechos cuando haya civiles involucrados, al detallar que el compromiso castrense con la sociedad ha llevado a que inclusive declinara en 434 averiguaciones para que la PGR interviniera.

Alejandro Ramos, jefe de la Asesoría Jurídica del Estado Mayor de la Defensa Nacional, planteó a los senadores que en términos generales el dictamen construido hasta ahora es amplio y adecuado, pero se enfoca a las resoluciones de la CIDH y de la Suprema Corte, soslayando la razón de ser de la justicia militar, que es la preservación de la disciplina militar.

Propuso un dictamen más equilibrado entre la protección de los derechos de las víctimas civiles y la protección de la disciplina militar.

Dijo que son conscientes de la obligación del Estado de cumplir con las sentencias, pero es necesario un régimen jurídico que tutele la actuación de los elementos cuando salen a cumplir una misión.

"Quiero poner un ejemplo de un personal que sale a hacer un reconocimiento, y que cuando sale va cumpliendo una orden militar, va con su armamento, va con su mando militar, etcétera, y cuando ocurre una eventualidad durante el desarrollo de este servicio militar resulta afectada una persona civil y por ese solo hecho su régimen parece ser que ya no es el mismo con el que salió en la mañana a su misión", alertó, al rechazar que con el fuero se busque la impunidad o la excepción.

En su momento, la senadora Dolores Padierna dijo que observa resistencias a los cambios en el código, mientras que los senadores panistas Roberto Gil y Fernando Yunes, así como las priista Verónica Martínez y Marcela Guerra ofrecieron tomar en cuenta las propuestas.

Propuesta de reforma

El capitán de la Armada, Mario Chichitz, expuso modificaciones al artículo 57 del Código de Justicia Militar. Parte de ellas son las siguientes:

"Son delitos contra la disciplina militar... los del orden común o federal cuando en su comisión haya concurrido cualquiera de las circunstancias que en seguida se expresan: que fueran cometidos por los militares en los momentos de estar en servicio..."

"Que fueran cometidos por militares en buque de guerra o edificio o punto militar ocupado, siempre que... se produzca tumulto o desorden en la tropa".