Peligro por el uso de armas artesanales

Dos tubos de metal bastan para confeccionar una “pistola”, pero ésta se puede accionar y lesionar al portador, advierten autoridades forenses.
Este tipo de artefactos han provocado la muerte de quienes los portan.
Este tipo de artefactos han provocado la muerte de quienes los portan. (Henry Saldaña)

Guadalajara

Hace unos días, la Fiscalía General del Estado informó sobre el desmantelamiento de una fábrica de armas en la colonia Villa Guerrero, en dicha bodega se empleaba alta tecnología para el ensamble de fusiles AR 15, sin embargo, la manufactura de armas artesanales también se da en zonas marginales, lo que representa un riesgo para aquellos que las manipulan, pues estos artefactos carecen de toda medida de seguridad.

Zaire García, responsable de la Acreditación y Certificación del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF), informó que la construcción de estos artículos bélicos “vienen en todo tipo de tamaños y formas, donde la creatividad y el presupuesto no tiene límite, pero también la fabricación de armas clandestinas puede llevar un proceso industrializado por lo que el término empleado podría ser de fabricación clandestina”.

La mayoría de estos artefactos carecen de mecanismos de seguridad y su uso puede representar un riesgo para quienes las manipulan, incluso, el IJCF tiene documentadas muertes por esta causa.

Estas “pistolas” son elaboradas con simples tubos de metal, los cuales muchas veces son de desecho o chatarra, los cuales son ensamblados con un percutor para hacer la detonación del cartucho, pero por el estado en el que se hallan no soportan la explosión del proyectil.

“Las partes expuestas, como las manos y la cara, ya que son las que están más cercanas al artefacto, pueden tener lesiones y por lo general, las armas son mecanismos de disparo único, es decir, que sólo puede alojar un cartucho de armas pequeñas, como el cartucho calibre .22”, explicó García.

Las autoridades informaron que es en las zonas marginales, principalmente en donde se encuentran asentados grupos pandilleros, en donde más artefactos de este tipo se han decomisado, pues son usados para agredir a sus rivales.

La única instancia autorizada en el país para la fabricación de armas es la Secretaría de la Defensa Nacional, por lo que la confección de este de tipo de artículos, de manera casera, está penada por la ley, incluso se contemplan penas de dos a siete años de prisión para quienes son encontrados culpables de este delito.

Las zonas detectadas

Las autoridades han asegurado armas de fabricación casera en colonias como:

Santa Cecilia

Oblatos

Zalatitán

Jalisco

Los Puestos

Canal 58

Santa Paula

Nuevo México

San Juan de Ocotán