Capturan a traficante de mujeres buscado por EU

La red de tráfico ilegal de mujeres, que lideraba Paulino Ramírez Granados, obligaba a jovencitas a prostituirse en México y Estados Unidos, mediante amenazas y agresiones físicas y sexuales.
Familiares de Paulino Ramírez Granados buscaban a jovencitas sin educación para después obligarlas a prostituirse.
Familiares de Paulino Ramírez Granados buscaban a jovencitas sin educación para después obligarlas a prostituirse. (Tomada de Twitter / @ICEgov)

Ciudad de México

Paulino Ramírez Granados, uno de los 10 traficantes de personas más buscados por Estados Unidos, fue detenido el 31 de marzo en el municipio de Tenancingo, Tlaxcala, anunció el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE, por su sigla en inglés).

Familiares del operador de una de las redes más grandes de tráfico ilegal de mujeres buscaban a jovencitas sin educación, las hacían sus amigas o novias y después las obligaban a prostituirse en México.

Las mujeres después eran enviadas a la ciudad de Nueva York, Estados Unidos, para trabajar como prostitutas.

Los parientes de Ramírez Granados se quedaban con las ganancias de las víctimas, abusaban física o sexualmente de las jovencitas y las amenazaban con hacerles daño a sus familiares para que siguieran prostituyéndose, indicó la ICE en un comunicado.

Los traficantes tuvieron hijos con sus víctimas y eso lo usaban para amenazar a las mujeres con quitarles a los niños si no obedecían las órdenes de prostituirse.

"La explotación sexual de seres humanos es uno de los crímenes más viles cometidos contra la humanidad", dijo el director de ICE Sarah R. Saldaña.

"Felicito a la Policía Federal de México y la Agregaduría HSI en la Ciudad de México por su compromiso de localizar a Ramírez Granados. Esta detención es un testimonio de la excelente relación bilateral entre México y Estados Unidos", afirmó.

La investigación contra el tratante de personas comenzó cuando una organización no gubernamental informó a las autoridades que una víctima de trata había entrado ilegalmente a Estados Unidos en junio de 2000, por un familiar de Ramírez Granados para obligarla a prostituirse.

La víctima aportó a las autoridades las agresiones físicas y sexuales que sufrió por parte de su traficante, además de las amenazas de dañar a sus hijos si ella se negaba a trabajar como prostituta.

Hasta la fecha, 13 miembros de la organización Granados han sido acusados ​​en Nueva York por cargos de tráfico sexual: 12 de ellos han sido detenidos, pero Raúl Granados Rendón, otro traficante, sigue prófugo.