Caso Papantla: los policías persiguieron a los jóvenes

Los padres de Alberto Uriel Pérez Cruz y Luis Humberto Morales, los jóvenes desaparecidos en Papantla, dijeron que sus hijos fueron correteados por la policía la mañana que desaparecieron.
La Fuerza Civil se trasladó a Papantla para detener a los policías municipales
La Fuerza Civil se trasladó a Papantla para detener a los policías municipales (Alejandro Madrigal)

Ciudad de México

La mañana del 19 de marzo Alberto Uriel Pérez Cruz, de 19 años, y Luis Humberto Morales Santiago, de 18, viajaban juntos en un Aveo rojo, cuando fueron detenidos por policías municipales de Papantla, Veracruz. Por su desaparición fueron detenidos el secretario de Seguridad Pública municipal, Bernardino Olmedo Castillo, y siete policías más, quienes fueron ingresados al penal regional.

Ese día, Alberto Uriel Pérez Cruz salió de su casa aproximadamente a las 07:30 horas y fue a recoger a su domicilio a Luis Humberto Morales Santiago a las 08:00 horas para ir a ver a la novia de Alberto Uriel. Una hora más tarde fueron interceptados por la patrulla 084 de la policía municipal, contaron en entrevista con MILENIO Ninfa Cruz, madre de Alberto Uriel, y Humberto Morales, padre de Luis Humberto.

"(Alberto Uriel) vino a traerlo en un coche rojo, vino por él (Luis Humberto) y le dijo: vente vámonos vamos a ver a mi novia... Fue cuando se dirigió con él (Alberto Uriel), diciendo 'ahorita vengo'", dijo Morales.

En el coche también viajaba Noé, un tercer compañero de ellos que vive en su misma colonia.

El padre de Luis Humberto dijo que Uriel se peleó con su novia y le dijo que ya no se subiera al coche. "Uriel agarró el coche y se fue", dijo.

Después fueron perseguidos por la policía municipal hasta la calle 16 de Septiembre, cerca de la calle con Francisco Villa, a 23 minutos en coche de donde vive la novia de Uriel.

"Les corretearon, les dio seguimiento la policía hasta la calle 16 de Septiembre, subiendo por la Francisco Villa donde les fueron disparando, les poncharon las llantas", cuenta.

La madre de Uriel cuenta que su nuera vio cuando la patrulla interceptó al vehículo Aveo en la calle Francisco Villa, "vio cuando (los policías) los bajaron, con la playera les taparon la cabeza, pero por miedo ella se retiró.

A las 21:00 horas, Ninfa fue a casa de Humberto Morales, padre de uno de los chicos, para saber si sabía algo de su hijo, pues tanto Uriel como Luis Humberto siempre avisaban a dónde iban o qué estaban haciendo.

Los padres de Alberto Uriel y Luis Humberto fueron a la casa de Noé, el tercer compañero de sus hijos que también iba en el Aveo rojo, pero que sí regresó a su casa tras ser detenido por los policías. Humberto Morales dijo que a Noé lo bajaron del coche, que se fue a su casa y que ya no quiso hablar con nadie.

Dijo que la última vez que vieron a Noé fue el 19 de marzo, el día que desaparecieron sus hijos, y que después se fue de Papantla.

Amigos desde la infancia

Alberto Uriel Pérez y Luis Humberto Morales son amigos desde que tenían tres y cuatro años de edad, respectivamente, pues sus casas están separadas por cuatro predios de distancia, narró el padre de Luis Humberto.

Describió a su hijo como un joven tranquilo, que no se mete con nadie y a quien le gusta la música. Dijo que Luis Humberto no toma, ni fuma delante de él.

Ninfa Cruz, madre de Alberto Uriel, dijo que su hijo es una persona amigable, que es conocido por todos y que nunca le faltó al respeto a nadie.

Alberto Uriel estudió hasta segundo de secundaria y no tenía un trabajo estable, pero le ayudaba a su papá a manejar el taxi y trabajaba como tortillero y plomero. Tomó un curso para poner instalaciones eléctricas, pero nunca se dedicó a eso.

Tanto Ninfa Cruz como Humberto Morales dijeron que no descansarán hasta que las autoridades den con el paradero de sus hijos.

"No vamos a parar hasta que sepamos qué hicieron con nuestros hijos y hasta que todos los culpables sean detenidos", dijo el padre de Luis Humberto.