PGR no tiene registro de cárteles en el DF

La ciudad se ha mantenido ajena a células, pandillas o grupos escindidos, pese a que éstas operan en el Estado de México y Morelos, destaca la dependencia.
Policías revisan automóviles en una jornada del operativo Escudo Centro en los límites del Edomex y el Distrito Federal.
Policías revisan automóviles en una jornada del operativo Escudo Centro en los límites del Edomex y el Distrito Federal. (Cuartoscuro)

México

La Procuraduría General de la República (PGR) informó que no tiene registros de la operación en el Distrito Federal de alguno de los nueve cárteles activos, ni de las 36 “células” criminales vinculadas o escindidas de estas organizaciones que han sido identificadas por el gobierno federal.

Así se establece en un reporte de la PGR actualizado al 30 de junio de 2015 con los nombres y zonas de influencia de los grandes grupos del crimen organizado, el cual se entregó a MILENIO en respuesta a una solicitud con base en la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información.

Mediante el oficio SJAI/DGA/13169/2015, fechado el 12 de octubre del presente año, indicó en el documento relacionado con “Las organizaciones y células delictivas vinculadas al narcotráfico”, que excepto el de Jalisco Nueva Generación, ocho cárteles tienen células o grupos afines desplegados en 19 estados de la República.

Sin embargo, el Distrito Federal no aparece en esta “cartografía del narcotráfico en México.

La PGR realizó una consulta a las bases de datos de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (Seido), la Subprocuraduría de Control Regional, Procedimientos Penales y Amparo, y el Centro Nacional de Planeación, Análisis e Información para el Combate a la Delincuencia (Cenapi), adscrito a la Agencia de Investigación Criminal.

De acuerdo con la información oficial más reciente, las organizaciones criminales que controlan el tráfico de drogas son Sinaloa, Jalisco Nueva Generación, Los Zetas, Golfo, Los caballeros templarios, Carrillo Fuentes, Beltrán Leyva, La Familia y Arellano Félix.

Según autoridades federales, estos cárteles cuentan con células encargadas de realizar el “trabajo sucio” de los grupos delincuenciales a través de ejecuciones, colocación de narcomensajes, secuestros y extorsiones para mantener el control de “plazas” y territorios.

En otros casos, señalaron funcionarios consultados, se trata de escisiones y subgrupos que delinquen por su cuenta, pero que sirvieron a los grupos más importantes, así como de miembros de algunas pandillas “con raíces en Estados Unidos”.

El documento elaborado por la PGR señala que las células de los cárteles no operan en el Distrito Federal, pero sí en los estados de México, Morelos y Guerrero.

Con estas entidades, según datos del gobierno capitalino, se firmaron convenios para implementar los programas denominados Escudo Centro y Escudo Centro Ciudad de México, para “blindar” a la capital y a la región de la intrusión del  crimen organizado y de la forma violenta en que opera en varias entidades.

La PGR dio a conocer que han sido detectadas 10 células delictivas vinculadas con el cártel de Sinaloa, que encabeza Joaquín El Chapo Guzmán, las cuales están asentadas en Chihuahua, Sinaloa, Durango, Coahuila, Baja California, Baja California Sur y Sonora.

Estos grupos se autodenominan Gente Nueva, Los Cabrera, cártel del Poniente y/o de La Laguna y/o Los Bardales; El Aquiles, El Tigre, Del 28, Los Salazar y Los Memos, así como las pandillas Los artistas asesinos (AA) y Los Mexicles.

El cártel del Golfo tiene siete células que operan en Tamaulipas y Quintana Roo: Metros, Rojos, Grupo Dragones, Los Fresitas, Ciclones, Los Pelones y Talibanes.

De los Beltrán Leyva surgieron Los Mazatlecos, El 2 mil y/o El Panchito y/o El Panchito Huevos; Los Granados; Los Rojos; La Oficina; Los Ardillos; cártel Independiente de Acapulco (CIDA), con despliegue en Sinaloa, Baja California Sur, Aguascalientes, Morelos y Guerrero en las regiones de Tierra Caliente, Norte, Centro y de La Montaña.

Cártel de los Arellano Félix: El Chan, El Jorquera y El Kieto, todos con presencia en Baja California.

Del cártel de La familia michoacana surgieron células de Guerreros Unidos y/o La nueva empresa (identificado por la PGR como grupo desertor); y La Empresa que delinquen en Morelos, Guerrero y Estado de México.

Las agrupaciones vinculadas con el cártel de Los Carrillo Fuentes son La Línea y la pandilla Los Aztecas en el estado de Chihuahua.

Los caballeros templarios: célula de Los Tena, liderada por Fernando Cruz Mendoza, El Tena, con presencia en Michoacán (Aquila, Coahuayana y Coalcomán de Vázquez Pallares); célula dirigida por Homero González Rodríguez y/o Gonzalo González, El Gallito, también opera en Michoacán, en Tumbiscatío y Apatzingán.

Los Zetas, cuyos integrantes tienen adiestramiento militar, formaron tres importantes células delictivas autodenominadas Grupo Operativo Los Zetas, Grupo Operativo Zetas y Fuerzas Especiales Zetas.

La PGR no identificó grupos, células o pandillas vinculadas al cártel de Jalisco Nueva Generación, cuya principal zona de influencia está conformada por los estados de Jalisco, Colima, Michoacán, Guanajuato, Nayarit, Guerrero, Morelos y Veracruz.

CONTRADICEN A LA PGR

El documento de la DEA “Mexico: Updated Assessment of the Major Drug Trafficking Organizations’ Areas of Dominant Control”, señala la existencia de ocho cárteles (para la agencia antidrogas desaparecieron los Arellano Félix), de los cuales Sinaloa, Zetas, Golfo, Beltrán Leyva y Caballeros templarios tienen “significativa” o “creciente presencia” en el DF.

Este reporte está actualizado a julio de 2015 y fue elaborado por la Sección de Inteligencia Estratégica, en el que se explica: “La siguiente es una revisión comprensible del reporte actual de la DEA, la información proviene de las oficinas de la misma DEA y de fuentes abiertas”.

Consultados sobre el tema, funcionarios mexicanos dijeron que el informe “fue realizado por analistas, con datos que retoman de notas periodísticas y detenciones de presuntos narcotraficantes en la Ciudad de México como fuentes abiertas”.

Sin embargo, el documento “Desarticulación de Organizaciones Delictivas 2014”, elaborado por el gobierno federal, reveló que Joaquín El Chapo Guzmán “tiene presencia en 20 entidades”, entre éstas el Distrito Federal.

El 21 de marzo de 2008, la PGR difundió el boletín de prensa 214/08 con la siguiente cabeza: A CÉSAR OSUNA GUEVARA, PROBABLE RESPONSABLE DE DELITOS CONTRA LA SALUD, en el que reveló que Joaquín El Chapo Guzmán operaba en el DF a través del aeropuerto capitalino.

En el texto la dependencia informó: “El acusado fue detenido el 16 de diciembre pasado y se le considera miembro de una célula delictiva que forma parte del cártel de Sinaloa, comandada por Joaquín Guzmán Loera (a) “El Chapo Guzmán”, misma que opera en el recinto fiscalizador del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México”.

Otro reporte elaborado durante el sexenio de Vicente Fox, por la entonces denominada Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (Siedo), señala que el cártel de los Carrillo Fuentes (Juárez) tenía como centro de operaciones Chihuahua, Sinaloa, Nuevo León, Morelos, Jalisco, Quintana Roo y el DF.

La organización de Osiel Cárdenas tenía como áreas de influencia Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, San Luis Potosí, Jalisco, Guerrero, Michoacán, Veracruz, Tabasco, Campeche, Yucatán, Quintana Roo y la Ciudad de México.

Según ese informe, los Arellano Félix, así como las organizaciones Guzmán Loera-Palma Salazar, Valencia Valencia, Díaz Parada y Amezcua Contreras tenían al Distrito Federal como “centro de operaciones” o “zona de influencia”.



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]


[Dé clic sobre la imagen para ampliar]