PGR: sin evidencia de nexo entre normalistas y 'Rojos'

Uno de los detenidos asegura que uno de los estudiantes le confiesa que es durante las marchas que se aprovecha para enganchar a nuevos alumnos hacia grupos del 'narco'

México

La Procuraduría General de la República presentó testimonios de integrantes del grupo criminal Guerreros unidos que señalaron a dos de los 43 normalistas de Ayotzinapa como integrantes de Los Rojos, sus contrincantes.

Jonathan Osorio Cortez, El Jona, halcón y sicario de Guerreros unidos, quien recibió a los normalistas en el punto de Loma de Coyote, en Cocula, señaló que mientras sus compañeros preguntaban a los estudiantes qué hacían en Iguala, el normalista identificado como Jorge Luis González, El Flaquito, al pedir que no le hicieran nada, señaló a Bernardo Flores Alcaraz El Cochiloco —uno de los dos del grupo de los 43 que tenía el cabello largo— como quien los llevó a Iguala.

El Cochiloco, a su vez, señaló a Miguel Hernández Martínez, El Patilludo, quien afirmó que durante las marchas aprovechaban para enganchar a los jóvenes.

En un video de 26 minutos presentado por la PGR se revelan contenidos de las declaraciones ministeriales y reconstrucciones de hechos a cargo de los responsables materiales de la desaparición de los normalistas.

Ahí, El Jona afirma: “A ese de las patillas (identificado como el estudiante Miguel Ángel Hernández Martínez, El Patilludo) lo hicimos que se hincara y que viera a los demás y se le dijo que hablara de lo que sabía y él dijo que el Cochiloco y el director hacían las marchas y, a través de éstas, se metía a la gente a Los Rojos”.

El procurador Jesús Murillo Karam aseguró que la PGR no cuenta con evidencia para asegurar que alguno de los 43 estudiantes de Ayotzinapa pertenecía a Los Rojos. Y subrayó que de acuerdo con lo declarado por los estudiantes que sobrevivieron, a los normalistas de nuevo ingreso les dijeron que iban a Chilpancingo a tomar camiones y “botear” para la marcha del 2 de octubre, pero “les cambian el destino a medio camino”.

“(Los sicarios) utilizan el argumento de que vienen infiltrados, usan muchísimo la palabra, los estudiantes con Los Rojos, pero nosotros no hemos encontrado ningún rojo, a menos que alguno de los estudiantes haya estado ligado a esto; pero eso es lo que ellos (los Guerreros unidos) pensaban”, expresó.

En la conferencia en la que se dio a conocer el móvil del secuestro, asesinato e incineración de los cuerpos de los estudiantes de Ayotzinapa, Murillo Karam destacó que “la característica del rapado es un elemento muy claro: todos sabemos cuáles son los estudiantes que se perdieron, y está confesado por los policías que los detuvieron y los entregaron en Loma de Coyote”.

Aseguró que tanto los policías municipales detenidos, como los miembros del grupo criminal señalaron que los jóvenes a quienes mataron “llevaban, a excepción de dos, la cabeza rapada, característica que coincide con los estudiantes de primer grado que fueron secuestrados”.

En el video, elaborado por la PGR, aparece otro halcón y sicario de Guerreros unidos, Agustín García Reyes, El Chereje, quien señaló que estaban esperando la camioneta en la cual “ya venían los estudiantes, según estudiantes, porque estaban relacionados con Los Rojos”.

Al respecto, Murillo Karam aclaró: “Si se fijan, en todo momento del relato (los sicarios) dicen ‘los contras’, en algún momento uno de ellos dice ‘los estudiantes, ¿qué estudiantes? eran Los Rojos’”.

“Y les dijeron que iban a Chilpancingo y nunca llegaron, les cambian el destino a medio camino, esto nos lo dicen los que sobrevivieron, y nos dicen quién era el que daba las instrucciones, y era justamente El Cochiloco, el mismo que después en este video lo señalan como el que lo hizo, es decir, está clarísimo, realmente solamente que no se quiera creer, pero tenemos muchas investigaciones en la procuraduría, yo le diría que ésta tiene sustentos bastante sólidos, bastante sólidos”, expresó el titular de la PGR.

Los veían como enemigos

En una reconstrucción de hechos, El Jona refiere que un estudiante, a quien llamó El Flaquito, “dijo que no le hiciéramos nada, entonces se levantó, estaba con las manos en la cabeza y comenzó a decir que El Cochiloco era quien tenía la culpa de que ellos estuvieran aquí y que él era el encargado”.

Señaló que los sicarios le pidieron señalar al Cochiloco “y nos dijo: ‘es el único que tiene el pelo largo’”. Una vez identificado, Bernardo Flores Alcaraz, El Cochiloco, “dijo que había otro que era infiltrado”.

Una voz en off en el video indica que Patricio Reyes Landa, El Pato, y Felipe Rodríguez Salgado, El Terco o El Cepillo, “comienzan a interrogar a los detenidos, los cuales refieren ser estudiantes de primer grado y que fueron llevados a Iguala con engaños por parte del Cochiloco, quien junto con otro estudiante (Miguel Ángel Hernández Martínez, El Patilludo) fueron separados del grupo pensando que eran infiltrados.