PGR “dejó de lado a los ciudadanos” en el gobierno anterior

Acepta la dependencia que hay desconfianza de la gente en las instituciones de justicia.

México

La Procuraduría General de la República (PGR) se planteó como meta fortalecer la confianza de la ciudadanía en las instituciones de procuración de justicia, además de poner en marcha sin retrasos el sistema de justicia penal, lograr una justicia eficaz y reducir la impunidad.

De acuerdo con el Programa Nacional de Procuración de Justicia 2013-2018, que ayer se publicó en el DiarioOficial de la Federación, la dependencia reconoció que la desconfianza de los ciudadanos hacia los servidores públicos y viceversa ha llevado a que la autoridad actúe con frecuencia sin la validación de la legitimidad.

En el documento se menciona que el procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, detectó que en la institución que recibió de la administración panista no existía un planteamiento institucional que permitiera atender los delitos de su competencia.

“Desde una perspectiva más amplia resulta evidente que en los años anteriores la acción de la PGR no se sustentó en una política pública definida y explícita que fuera evaluable y transparente.

“La acción de la PGR tenía más un carácter reactivo que atendía los problemas de coyuntura; los objetivos se fijaban a corto plazo y se atendían a las prioridades institucionales, dejando de lado al ciudadano”, además de que la toma de decisiones se orientaban por la “intuición”.

Se indica también que la nueva administración descubrió deficiencias en la estructura, coordinación, mando y operación de la dependencia.

Por tanto, la gestión de Murillo Karam se plantea como meta número uno fortalecer la confianza ciudadana en las instituciones de procuración de justicia, atendiendo de forma prioritaria los delitos de alto impacto y coordinar los esfuerzos para desarticular estructuras de la delincuencia organizada.

De igual manera, se propone aplicar en todos los ámbitos de la procuración de justicia la reforma en materia de derechos humanos; garantizar la atención y protección a las víctimas del delito; combatir la corrupción, y transparentar la actuación del personal sustantivo.

Como segunda meta, la PGR busca asegurar la puesta en marcha en tiempo y forma del sistema de justicia penal acusatorio, para lo cual se impulsarán iniciativas de reformas legales derivadas del mandato constitucional, además de preparar y ejecutar el plan de transición y operar el sistema penal.