PGJEH al pendiente sobre desafuero del alcalde de Tepehuacán

La Procuraduría está en constante coordinación con la Secretaría de Seguridad Pública para vigilar al alcalde.
Hilario Mendoza Benito.
Hilario Mendoza Benito. (Cortesía)

Pachuca

La Procuraduría General de Justicia de Hidalgo informó que se mantiene pendiente sobre la resolución del desafuero del presidente municipal de Tepehuacán de Guerrero, Hilario Mendoza Benito, para ejercer acción penal en contra el munícipe por los delitos de violencia familiar.

La fiscalía hidalguense informó que a pesar de que no corresponde a la instancia vigilar al edil para evitar que se sustraiga a la acción de la justicia, existe la coordinación con el personal de la Secretaría de Seguridad Pública del estado para que el edil no evada la acción de la justicia.

En tanto la Procuraduría de Justicia estatal sigue de cerca el procedimiento de desafuero que ha iniciado el congreso local e inmediatamente después de que se pronuncien los legisladores al respecto se aplicará la acción penal.

Las autoridades presumen la probabilidad de que el presidente municipal intente sustraerse de la acción penal, por lo que será necesario tomar las medidas necesarias, para evitar que se convierta en un prófugo de la justicia aunque, la dependencia estatal fijó postura en que la vigilancia del edil corresponde a otra instancia.

Hilario Mendoza Benito se encuentra sujeto a un proceso de desafuero en el congreso estatal de Hidalgo, lueg de que la fiscalía hidalguense solicitara a los legisladores retirar el estatuto jurídico debido a que en diciembre del 2013 el edil propinó una golpiza a su esposa Virginia Ortiz Monroy.

Como resultado de la golpiza, Virginia Ortiz Monroy fue intervenida quirúrgicamente debido a que presentó fractura de maxilar y varios golpes en el cuerpo, pues según la averiguación previa, el edil en completo estado de ebriedad golpeó a su esposa, mientras elaboraba aguinaldos para repartir entre los niños del municipio en la posada que organizaba el ayuntamiento.

Según el expediente, el acalde derribó a su conyugue de un golpe y una vez en el suelo continuó con la agresión lo que le generó lesiones que tardaban más de 15 días en sanar.