Dan formal prisión a presunto asesino serial de Tamuín

PGJ giró la orden de aprehensión por el delito de feminicidio; el instructor de karate reconoció la muerte de cuatro menores de edad, aún continúan las investigaciones.
Filiberto Hernández Martínez fue aprehendido en el municipio de Tamuín.
Filiberto Hernández Martínez fue aprehendido en el municipio de Tamuín. (Notimex)

Ciudad Valles

Este martes se dio formal prisión a Filiberto Hernández Martínez, el presunto asesino de cuatro niñas y una joven del municipio de Tamuín que hasta este lunes solo era procesado por el delito de portación de arma prohibida.

La Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) informó que se giró orden de aprehensión y se cumplimentó en reclusión, por el delito de feminicidio, por la muerte de Eliehoenai Chávez Rivera, de 32 años de edad, cuyos restos fueron los primeros encontrados el pasado viernes 4 de julio entre unos cañaverales, a casi dos meses de haber sido vista la última vez por su familia.

El caso estaba en el Juzgado Tercero Mixto de Primera Instancia en Ciudad Valles por feminicidio, el cual está considerado como delito grave y no alcanza el beneficio de la libertad provisional bajo caución.

Presuntamente y a decir de propios familiares de la joven, Filiberto Hernández Martínez la asediaba para tener una relación sentimental pero ella no le hacía caso.

El hombre de 43 años de edad estaba recluido por el delito de portación de arma prohibida porque cuando fue detenido traía una navaja que es un delito no grave, pero al no haber pagado la garantía que se le fijó, este martes por la mañana se le cumplimentó la orden de aprehensión librada en su contra, por la muerte de la joven de 32 años de edad desaparecida el pasado 6 de mayo.

El lunes por la mañana se consignó el expediente y en base a los elementos aportados, el juez determinó que había pruebas suficientes para su aprehensión, por lo que se libró la captura correspondiente.

Miguel Ángel García Covarrubias, titular de la PGJE refirió que se continúa avanzando en la integración de las averiguaciones relacionadas a las muertes de las cuatro menores de edad, las que el instructor de karate y zumba y ex militar reconoció haber violado y estrangulado y él mismo llevó a las autoridades al lugar donde arrojó los cuerpos.

Los restos hasta hoy encontrados fueron los de Eliehoenai, quien era empleada de la empacadora Ensacar, así como de Dulce Jimena Reyes Hernández de 9 años, desaparecida desde el 11 de abril, además de Itzel Romani Castillo Torres de11 años de edad, de la que no se sabía desde el 24 de enero del 2013 y Adriana Martínez Campuzano, de 13 años, cuyo cuerpo se halló a mediados de junio del 2011. El cuerpo o restos que faltan por encontrar son los de Rosa María Sánchez González desaparecida desde el 29 de octubre del 2010.