PF detiene a ‘templario’ ligado a secuestros en Michoacán

Agentes de la Policía Federal cumplimentaron una orden de presentación y localización contra Nicolás Trujillo Urieta por su probable responsabilidad en decenas de secuestros.
Agentes de la Policía Federal cumplimentaron una orden de presentación y localización contra Nicolás Trujillo Urieta por su probable responsabilidad en decenas de secuestros.
Agentes de la Policía Federal cumplimentaron una orden de presentación y localización contra Nicolás Trujillo Urieta por su probable responsabilidad en decenas de secuestros. (Cortesía)

Ciudad de México

La Policía Federal detuvo a Nicolás Trujillo Urieta, identificado como jefe de una célula del grupo criminal de Los Caballeros Templarios, quien llegó a tener a más de 100 víctimas de secuestro en campamentos improvisados en diferentes zonas de Michoacán.

El presunto delincuente fue detenido cuando se dirigía con su familia a un balneario ubicado en el estado de Hidalgo.

Como parte del Operativo Especial en Tierra Caliente, en coordinación con la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), agentes de la Policía Federal cumplimentaron una orden de presentación y localización contra Nicolás por su probable responsabilidad en decenas de secuestros.

"De 24 años de edad y originario de Apaxtla de Castrejón, Guerrero, a Trujillo Urieta se le relaciona con diversas extorsiones y secuestros, con los que llegó a tener más de 100 víctimas cautivas en campamentos improvisados", mencionó la corporación federal.

Los campamentos, señalaron funcionarios federales, se instalaban en Michoacán.

La subprocuraduría de la Procuraduría General de la República obtuvo información relevante que aportaron las víctimas de este templario, que permitieron librar la orden de localización y presentación.

Labores de inteligencia de la Policía Federal permitieron conocer que Nicolás Trujillo se encontraba en Hidalgo.

Por esa razón, agente federales se trasladaron a esa entidad para continuar la investigación, a través de la cual se obtuvo información que señalaba que el presunto delincuente se trasladaría a un balneario.

Mediante vigilancias fijas y móviles se logró ubicarlo en el municipio de Atotonilco el Grande.

El operativo se realizó sin hacer algún disparo y se le trasladó a las instalaciones de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada de la PGR.