La PF halla en Michoacán fosa... con 30 mdd en droga

El enervante fue localizado en un terreno baldío de Peribán, uno de los tres municipios donde los federales originalmente iban en busca de "narcolaboratorios", sujetos armados o plantíos de mota.
Con apoyo de una retroexcavadora se realizó la remoción de tierra en el predio abandonado donde estaba enterrado el enervante.
Con apoyo de una retroexcavadora se realizó la remoción de tierra en el predio abandonado donde estaba enterrado el enervante. (Especial)

Morelia y Matamoros

La Policía Federal localizó en el municipio de Peribán, Michoacán, una fosa con tambos llenos de droga sintética, la cual fue valuada en 30 millones de dólares.

De acuerdo con los primeros reportes, los agentes implementaron un operativo el jueves pasado en rancherías de Peribán, así como de de las alcaldías de Buenavista y Los Reyes, en busca de narcolaboratorios, sujetos armados o plantíos de mariguana. 

Al circular por una brecha se percataron de un camino reciente que llevaba a un terreno desolado. Ahí notaron una superficie de unos 10 metros donde la tierra había sido removida.

Como los federales sospecharon que se trataba de una fosa clandestina con cuerpos solicitaron el apoyo de más elementos para resguardar el lugar.

Entonces comenzaron a remover la tierra con una retroexcavadora y en cuestión de minutos se percataron que eran tambos de plástico lo que había enterrado.

Sacaron cinco toneles en los que hallaron en total 720 kilos del enervante conocido como crystal.

La droga fue puesta a disposición del agente del Ministerio Público Federal, con el fin de continuar las investigaciones para identificar y localizar a los criminales que ocultaron la droga.

En Matamoros, Tamaulipas, policías estatales detuvieron, en dos operativos distintos, a cuatro presuntos traficantes de droga del cártel del Golfo, a quienes les decomisaron 530 mil dólares, cuatro vehículos y 20 dosis de mariguana.

El Grupo de Coordinación Tamaulipas (GCT) precisó que los capturados Éver Sosa Villagómez, Jesús Cabrera Aguilar, Manuel Rojas Córdoba y Belzar Vázquez Aguilar.

Sosa Villagómez confesó que su función era traficar cocaína del centro del país a Estados Unidos, así como administrar el dinero procedente de la venta de la droga que moviliza vía terrestre, escondiéndola en dobles fondos de vehículos.

Cabrera Aguilar manifestó trabajar para Sosa Villagómez y precisó que su función era transportar la cocaína y el dinero a diferentes puntos, ya que sus nexos están en Brownsville, Texas.

Rojas Córdoba declaró que su función era cuidar vehículos que guardan en una vivienda, ya que de las llantas sacan paquetes con dinero.

Vázquez Aguilar es un ex militar y dijo que se encargaba de transportar los cargamentos de cocaína del DF a Matamoros y de Matamoros al Estado de México.

A estos sujetos también les incautaron un arma larga, un cargador, 30 cartuchos, 30 ponchallantas, cinco celulares, dos pesas grameras, dos máquinas selladoras y tres contadoras de billetes.