PF, con problemas en entrenamiento, equipo y operación

La corporación ha sabido optimizar recursos para cumplir con sus funciones, destacan.

México

La Policía Federal enfrenta debilidades como equipamiento obsoleto, presupuesto para capacitación no distribuido homogéneamente e indefinición de sus procesos para cumplir con su misión de reducir los delitos a escala federal.

Así lo establece una evaluación externa, difundida en la Cuenta Pública 2015, que realiza recomendaciones a los indicadores de gestión, de manera que puedan medirse los logros y dimensionar los resultados reportados entre 2014 y 2015 en los operativos en Tamaulipas, Estado de México, Michoacán, La Laguna, Jalisco, Tierra Caliente e Iguala.

La evaluación establece que los operativos para la prevención y disuasión del delito a cargo de la Policía Federal contribuyen a reducir la tasa de ilícitos del fuero federal de 107.1 por cada 100 mil habitantes registrada en 2012 a 81.9 en 2014.

En la evaluación a los operativos de disuasión se consideran como fortalezas de la Policía Federal que cuenta con un marco jurídico robusto, integra una organización especializada con identidad de corporación y procedimientos documentados.

En el documento se identifican debilidades y amenazas internas y externas a las cuales se enfrenta la Policía Federal. Desde el exterior se contemplan oportunidades como la reducción de la delincuencia federal, la disminución de la percepción de inseguridad, el apoyo adecuado al desarrollo de la economía y la contribución a lograr la paz en México.

Las amenazas externas son el incremento de los delitos de impacto federal, el aumento en la percepción de inseguridad y en los costos de producción por la propia violencia, así como la reducción de la presencia de la Policía Federal.

También se destaca que ha habido una mejoría en el indicador que mide la confianza hacia la Policía Federal, pues de acuerdo con la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública del INEGI, en 2013 55 por ciento de la población expresaba algo o mucho de confianza en la labor de dicha corporación, proporción que aumentó a 57.7 por ciento para el año siguiente.

En la evaluación se establece que la Policía Federal no opera de manera consciente en términos de procesos y, por tanto, no los tiene documentados, pero la mayoría de su operación está alineada de dicha forma, “no obstante, si el accionar no está definido como proceso, no es posible valorar la inversión que hace la ciudadanía con sus impuestos en términos de resultados de los servicios de la Policía Federal”.

También se valoró la organización de la Policía Federal como estructurada y sólida, “de tal forma que los tiempos en que se realizan las actividades y los operativos policiales son los suficientes para cumplir con sus funciones”.

Además se subraya que el programa de los operativos contra la delincuencia de orden federal se realiza en un contexto de optimización de recursos disponibles.

La Consultoría Carlos Loza Aillaud, encargada de la evaluación, recomienda ante la implantación total del nuevo sistema de justicia penal que “la Policía Federal debe reforzar la capacitación en este tema en particular a efecto de reforzar y cuidar el desenvolvimiento de los elementos operativos para lograr el debido proceso en su actuar en apego a las nuevas reglas de aseguramiento”.

SETENCIAN A CUATRO EX AGENTES

Un juez sentenció a 25 años de prisión a cuatro ex agentes de la Procuraduría General de la República (PGR), entre ellos una mujer,  por el “secuestro exprés” de un ciudadano, a quien amenazaron con “sembrarle” droga si no les entregaba medio millón de pesos.

Con base en las pruebas aportadas por la PGR, también fueron condenados al pago de 259 mil pesos de multa.

En septiembre de 2013 se inició una investigación por la denuncia telefónica que presentó la esposa de la víctima. Señaló que encapuchados que portaban chalecos con la leyenda de Policía Federal Ministerial detuvieron a su esposo después de que dejó a sus hijos en la escuela. Lo trasladaron al Centro de Operaciones Estratégicas de la PGR en la delegación Álvaro Obregón; posteriormente, le llamaron en varias ocasiones para exigirle el pago de 500 mil pesos.

Una vez desahogadas las diligencias de la investigación y derivado de la detención en flagrancia de los inculpados, se ejerció la acción penal contra los ex servidores públicos por privación ilegal de la libertad con el propósito de cometer secuestro exprés para extorsionar.

Con información de: Ignacio Alzaga/México.