PAN y PRD rechazan lucha militar contra el secuestro

Argumentan que la intervención del Ejército y la Marina debe responder a la exigencia de todos los sectores sociales y se justifica solamente cuando hay una situación de emergencia.

México

Dirigentes y legisladores de PAN y PRD se manifestaron en contra de que el Ejército y la Marina amplíen a todo el país los operativos de vigilancia, como lo plantearon un día antes líderes empresariales a fin de combatir delitos como el secuestro y la extorsión.

El viernes, los secretarios de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos, y de la Marina, Vidal Francisco Soberón, se reunieron con dirigentes empresariales, quienes se quejaron de que este año ha habido 25 por ciento más plagios, por lo que pidieron ampliar la participación de las fuerzas armadas a todo el país.

Al respecto, Cecilia Romero, secretaria general panista, afirmó que las fuerzas armadas deben intervenir solamente en las zonas consideradas como focos rojos.

La intervención del Ejército y la Marina se explica solamente cuando hay una situación de emergencia, explicó.

Dijo además que la responsabilidad principal contra esos ilícitos recae en los gobernadores, en coadyuvancia con el gobierno federal. “Cada ente, cada órgano de gobierno debe cumplir con sus deberes fundamentales y la seguridad es una de ellas”, señaló.

En entrevista, consideró que peticiones como la del sector privado demuestran que la ciudadana tiene desconfianza en quienes deberían velar por el bien de la sociedad y en cambio confían en la Marina y el Ejército

Alejandro Sánchez Camacho, secretario general del PRD, dijo que entre los muertos que resultan por acciones militarizadas “muchos son ciudadanos que no tienen ninguna responsabilidad y de todas maneras pierden la vida, por lo que no es recomendable que la fuerza militar esté en las calles”.

Consideró alarmante que se esté pensando en utilizar a las fuerzas armadas “como contenedores de inconformidad social”,

Los empresarios, añadió, “saben, igual que el gobierno federal que hay desaliento y desesperación en las familias de México. La población está con el Jesús en la boca y llegan a la autodefensa. Hay todo un ambiente de nubarrones, se percibe un ambiente de tensión social”.

Opinó que el empresariado y el gobierno federal “en el única salida que piensan es en militarizar el país y que haya más plomo en las calles”.

Lo que procede, expuso, “es cambiar de rumbo económico en el país, es generar oportunidades de empleo y salarios bien remunerados, que haya apoyo al campo y a la gente con pocos recursos”.

El senador panista Héctor Larios estimó que la presencia de tropas en todo el país no es la solución, y aunque reconoció que el reclamo de los empresarios obedece a una realidad, que es el aumento en el secuestro, urgió a que los estados apliquen estrategias como grupos de reacción inmediata.

“Sería absurdo militarizar todo el país. El reclamo es reflejo de una realidad, se ha incrementado el número de secuestros de manera importante y es un delito que lesiona a veces de forma más grave que los homicidios entre bandas rivales”, destacó.

Descartó que el reclamo de la iniciativa privada pueda afectar la imagen del país y desincentivar la inversión extranjera. “No es un tema de afectación de imagen... los estados tienen que desarrollar, en (la medida de) sus capacidades, que se desplieguen equipos antisecuestro”, indicó.

El senador perredista Alejandro Encinas, integrante de la Comisión de Seguridad Pública, manifestó que el encuentro entre el sector privado y las fuerzas armadas “es como juntar fuego con gasolina”, pues el Ejército debe tomar distancia de los “poderes económicos fácticos”.

“Me preocupa mucho esa reunión porque creo que el Ejército no debe obedecer o acerarse a un solo sector de la población y asumir compromisos con una sola parte de la sociedad, pues puede generar un conflicto de interés mayor”, explicó.