Osorio y Astudillo pactan encuentro de seguridad

En Acapulco abrieron 95% de escuelas, pero el ausentismo fue alto; la mayoría de restaurantes siguió cerrado y sindicatos anunciaron que no participarán en los festejos del Día del Trabajo.

Guerrero

El gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo, y el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, acordaron que en los próximos días se reunirán con el gabinete de seguridad en Acapulco, luego de los hechos violentos del fin de semana pasado que provocaron el cierre de negocios, la suspensión de clases y la cancelación de reservaciones hoteleras.

“Acordamos con el secretario de Gobernación reunión de gabinete de seguridad en los próximos días”, informó Astudillo en su cuenta de Twitter.

Sin precisar la fecha, en dicho encuentro evaluarán y darán seguimiento a los resultados de la estrategia implementada en materia de seguridad en Guerrero.

En un comunicado, el gobierno estatal informó que luego de la firma del decreto de Promulgación de la Ley de Disciplina Financiera de las Entidades Federativas y los Municipios, signada en la Ciudad de México, Astudillo también conversó con el presidente Enrique Peña Nieto, quien le reafirmó su interés para que la entidad salga adelante.

Sin embargo, ayer el municipio tuvo otra jornada de violencia con tres personas asesinadas por disparos de arma de fuego en dos hechos distintos.

Dos de las víctimas fueron ultimadas a balazos en el bar Flecha Verde, en el primer cuadro de la ciudad; más tarde, se reportó el homicidio de otro hombre por un disparo en la cabeza, en la glorieta de la colonia Aguas Blancas, de la colonia Miguel Alemán.

SIN ABRIR

Tres días después del tiroteo en la zona turística de Acapulco, cuyo saldo fue de un presunto delincuente muerto y un policía federal herido, este miércoles la mayoría de los negocios continuaron cerrados y aunque 95 por ciento de las escuelas reanudaron labores, se reportó elevado ausentismo, pese a los llamados a la calma de los gobiernos municipal y estatal.

En un recorrido sobre la franja costera, MILENIO constató que bares y restaurantes siguen sin abrir sus puertas; tal es el caso de la plaza Las Pérgolas, donde todos los negocios no abrieron.

En La Condesa algunos establecimientos reanudaron sus actividades, aunque la escasa clientela los obligó a cerrar más temprano de lo habitual.

Jorge Laurel, presidente de la Asociación de Hoteles y Empresas Turísticas de Acapulco, calificó de “muy preocupante” la situación en el puerto, pero manifestó que sabían que “tarde o temprano” la violencia iba a empeorar.

En entrevista con Azucena Uresti en MILENIO Televisión, Laurel reiteró que 3 mil 500 negocios cerraron tras la violencia del domingo, además de que la ocupación hotelera se redujo hasta 50 por ciento.

Respecto a las escuelas, aunque solo 5 por ciento de las mil 200 que hay en la región Acapulco-Coyuca de Benítez permanecieron cerradas hubo un elevado ausentismo.

Pese a esta tensa calma, un contingente de 60 personas marchó ayer del Parque Papagayo al zócalo porteño para exigir el cese a la violencia.

RECHAZAN MARCHAR

El temor por la inseguridad provocó que organizaciones sindicales agrupadas en la Confederación de Trabajadores de México cancelaran su participación en la marcha del Día del Trabajo.

El dirigente estatal de la CTM, Antelmo Alvarado García, aseguró que no van a exponer a sus compañeros, por lo que actuarán con prudencia. “Ya lo dije: mártires tenemos suficientes”.

El dirigente de la Confederación de Cámaras Industriales y Empresariales de Guerrero, Julián Uriostegui, quien sostuvo que la delincuencia superó a las autoridades.

En conferencia, el empresario reprochó la falta de coordinación entre los cuerpos de seguridad. “Para las autoridades federales el llamado es que mejoren su coordinación (…) su reacción (por los hechos de violencia del domingo pasado) debió ser más sofisticada”.

FUE UNA "CORRETIZA"

Xavier Olea, fiscal general del estado, afirmó que “lo que realmente pasó” la noche del domingo en la Costera Miguel Alemán fue una “corretiza” entre delincuentes.

“Las redes sociales han magnificado todo lo que realmente pasó. Esto fue una corretiza entre delincuentes que fueron a dar a un hotel donde se hospeda la Gendarmería”, señaló en entrevista con Adela Micha.

Aunque reconoció que sí hubo una balacera, señaló que “no pasó a mayores” y que Acapulco está tranquilo: “Entró en una psicosis pero todo el mundo está trabajando”.

Por la noche, autoridades de Guerrero informaron del hallazgo de tres jóvenes muertos a las afueras de una tienda en Chilpancingo.

En Chihuahua reportaron tres homicidios violentos.

Con información de: Rogelio Agustín Esteban y Juan José García.