Osorio: salida de Castillo, para garantizar comicios

Desaparece la figura del comisionado y el general Felipe Gurrola queda al frente de la coordinación de los 6 mil elementos federales en Michoacán.
El funcionario durante el anuncio de su cese como comisionado.
El funcionario durante el anuncio de su cese como comisionado. (Armando Solís/Cuartoscuro)

México y Michoacán

El presidente Enrique Peña Nieto da más importancia a la democracia y sus procesos electorales y por ello decidió retirar de Michoacán a Alfredo Castillo, anunció el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

En un acto efectuado en el Palacio de Gobierno de Morelia, el funcionario se refirió a las “voces de distintos partidos y aspirantes que, de cara al proceso electoral, han buscado politizar su permanencia y opacar los resultados”.

Con la salida de Castillo desaparece la figura de comisionado para la seguridad, pero no la presencia federal, pues Osorio anunció que Felipe Gurrola Ramírez asume el mando y coordinará el trabajo de los 6 mil elementos de las fuerzas federales presentes en la entidad.

Los asuntos de desarrollo integral, programas sociales y políticas públicas estarán coordinadas por quien sea nombrado delegado de la Secretaría de Gobernación, agregó.

En su último discurso como comisionado federal, Alfredo Castillo aseguró que “pese a quien le pese”, la realidad de Michoacán hoy es otra “aunque algunas pregonen lo contrario”.

Más tarde en entrevista con Carlos Zúñiga para MILENIO Televisión, el funcionario puntualizó que en medio de las descalificaciones “seguimos las instrucciones de mantenernos al margen de toda situación. Nuestras atribuciones estaban delineadas, sin embargo no éramos nosotros quienes nos subíamos a la arena o el ring”.

La mayor importancia

Osorio manifestó: “Porque el Presidente de la República confiere la mayor importancia a las instituciones democráticas, a sus procesos y tiempos, ha tomado la decisión de que el comisionado Alfredo Castillo concluya su encomienda para incorporarse a nuevas responsabilidades”.

Aseguró que los logros de la comisión a cargo de Castillo “han marcado  un antes y un después” en Michoacán, donde la situación que se vive es diferente a la de hace un año.

Los “logros están a la vista de todos y son reconocidos por los michoacanos, quienes piden que la labor del comisionado en el estado continúe”, insistió

Sin embargo, aclaró: “Ello no quiere decir que todo esté resuelto. Mentiríamos y estaríamos pecando de un falso triunfalismo, porque la situación en Michoacán no puede solucionarse en un año. Solo aquellos que buscan el aplauso fácil pueden ofrecer resolverlo de la noche a la mañana”.

Osorio Chong garantizó que el compromiso del presidente con la entidad se mantiene.

Afirmó que durante décadas, Michoacán “padeció la desatención de gobiernos” de todos los  niveles y se descuidó la seguridad.

“Los intentos de brindar tranquilidad no fueron eficaces. Y no lo fueron porque se cometió el grave error de politizar un tema tan importante: la seguridad.

Por ello, señaló, el presidente Peña Nieto no titubeó en adoptar drásticas decisiones con un solo objetivo: devolver Michoacán a los michoacanos.

Figura mediática

Al ser relevado de su cargo, Castillo expresó que Servando Gómez Martínez, La Tuta, quien no ha sido capturado, “nunca fue el verdadero líder” de Los caballeros templarios.

Afirmó que durante el año reciente fueron abatidos los dos principales jefes de ese grupo: Nazario Moreno González, El Chayo, y Enrique El Kike Plancarte.

La Tuta, argumentó, es una figura mediática que asumió ese rol “para permitir que el verdadero líder, Nazario Moreno, hoy abatido, pudiera seguir actuando con total impunidad y ahora es solo un delincuente furtivo. Existe pero ya no ordena ni incide en la vida pública”.

En entrevista con MILENIO televisión, Castillo lamentó que la seguridad se politizó convirtiéndose en descalificaciones para la comisión.

“El proceso electoral nos alcanzó; siempre buscamos las condiciones máximas de equilibrio para evitar todo aquello que generara suspicacias con la figura del comisionado”.

Sostuvo que el Michoacán que deja es diferente al que recibió. “El estado se convierte en un evento donde no existían protocolos de atención para movimientos sociales. Ahora los hay”.

“Papa caliente”

Senadores del PAN y PRD celebraron la decisión del gobierno de dar por concluida la gestión de Alfredo Castillo, aunque el perredista Alejandro Encinas y el panista Roberto Gil coincidieron en que deja al estado con una “papa caliente”, porque su presencia generó situaciones de ingobernabilidad.

A su vez los priistas Arely Gómez y Enrique Burgos elogiaron el trabajo de Castillo, al considerar que  su gestión fue exitosa y así lo demuestra el descenso de la criminalidad en ese estado.

“Entrega buenas cuentas, hizo un gran trabajo en Michoacán y todos hemos visto los resultados, entonces era lógico que su nombramiento era temporal para dejar el estado en tranquilidad”, refirió la legisladora.

Mientras, el coordinador del PRD en la Cámara de Diputados, Miguel Alonso Raya, aplaudió la decisión de remover al comisionado y se manifestó por que el esquema de intervención federal en una entidad jamás se vuelva a repetir.

Con información de: Angélica Mercado, Omar Brito, Fernando Damián y Daniel Venegas



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]