Oposición reprocha ingobernabilidad y falta de control

Los falsos autodefensas fueron trasladados a la Procuraduría General de Justicia de Michoacán para determinar su situación jurídica, por lo que hasta el cierre de esta edición ninguno había sido ...

México

La detención de 155 falsos autodefensas que se encontraban bajo el mando de Servando Gómez Martínez, La Tuta, es el reflejo de la ingobernabilidad que prevalece en Michoacán y de la falta de control del gobierno federal en materia de seguridad, señalaron representantes de PRD y PAN.

Sin embargo, el priista Omar Fayad, presidente de la Comisión de Seguridad del Senado, la detención es un acierto de los gobiernos federal y estatal, que demuestra que el trabajo de inteligencia evita enfrentamientos violentos.

Los falsos autodefensas fueron trasladados a la Procuraduría General de Justicia de Michoacán para determinar su situación jurídica, por lo que hasta el cierre de esta edición ninguno había sido enviado ante el Ministerio Público de la Federación.

Miguel Barbosa, coordinador de los perredistas en el Senado, consideró que existe un Estado fallido en Michoacán ante la evidente la relación que existe entre el crimen organizado y las autoridades.

“Las autodefensas también se contaminan, esto habla del Estado fallido en Michoacán. El gobernador (Fausto Vallejo) ya no puede permanecer en su cargo, pues hay prueba evidentes de que su secretario de Gobierno tuvo vínculos con el crimen organizado y me pregunto si eso no llegó hasta la gubernatura (…) la autoridad en Michoacán se vinculó con el crimen, creo que ya no hay forma de poderlo negar”, enfatizó.

Señaló que las pruebas del vínculo entre Vallejo y el crimen organizado las debe tener la propia autoridad federal, que tomó el control de todo en el estado, pero no las quieren dar a conocer por cálculos políticos.

“Debiera el propio Vallejo de tomar la decisión de separarse de su cargo para que pueda limpiarse de fondo todo el esquema gubernamental de Michoacán”, agregó.

El secretario general del PRD, Alejandro Sánchez Camacho, consideró que las medidas del gobierno federal en materia de seguridad pública a escala nacional son un “desgarriate” que se ha salido de control y que demuestra la necesidad de un cambio de estrategia.

Agregó que el gobierno ha fallado en encontrar la medida para terminar con la violencia en Michoacán, “primero como aliados de las autodefensas alentándolas, después poniendo fechas límites para que se desarmen”.

La panista Adriana Dávila, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos en el Senado, dijo que debido a la falta de control de las autoridades, en Michoacán “ya no es posible distinguir quién es el bueno y quién es el malo”.

Sin embargo, sostuvo, el peligro de que se llegara a esta situación existió desde un principio, pues “lo que se planteaba como una gran estrategia al inicio de este año, donde tomando como ejemplo a Michoacán el gobierno federal quiso plantarse, ha resultado lo contrario, evidenciando, en principio, que no hay una autoridad local competente”.

Consideró que la estrategia en materia de seguridad no solo ha fracasado en Michoacán, sino que ahora “han tenido que apagar fuegos” en otras entidades, como Tamaulipas, Guerrero y Oaxaca.

El priista Fayad estimó que la detención “le da la razón al gobierno en el tema de las autodefensas, que han permitido que las verdaderas autodefensas, que la gente que verdaderamente estaba preocupada por su familia, su seguridad, sus posesiones, sus bienes, su propia vida, se hayan enrolado en este tipo de grupos. Pero también tenía razón el gobierno al decir: ‘aguas con este tipo de grupos’, por eso deben desarmarse y desaparecer... porque so pretexto de que van a autodefenderse lo único que sirve es que se pongan a la orden del crimen organizado”.