‘Ombudsman’ no puede ser detenido por opinar: CNDH

El organismo reaccionó a la denuncia penal que presentó la abogada de tres militares absueltos.

México

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) subrayó que el presidente y los visitadores generales “no podrán ser detenidos ni sujetos a responsabilidad civil, penal o administrativa por las opiniones y recomendaciones que formulen, o por los actos que realicen en ejercicio de las funciones propias de sus cargos que les asigna esta ley”.

Un día antes se dio a conocer la presentación de una denuncia penal contra el ombudsman Luis Raúl González Pérez por parte por Lilia Mariana García Sánchez, abogada de los tres militares que fueron dejados en libertad por falta de pruebas sobre su responsabilidad en el caso Tlatlaya.

Ayer la CNDH hizo hincapié en que respeta el derecho que asiste a toda persona de ejercer las acciones legales que considere pertinentes para hacer valer sus derechos.

Sin embargo, destacó que la actividad del ombudsman en este y en todos los casos se ha realizado en el ámbito de las atribuciones que le otorgan el artículo 102, apartado B, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, así como la Ley Orgánica de la CNDH y demás disposiciones aplicables para investigar y determinar la existencia de violaciones a los derechos humanos.

Señaló que continuará atenta al cumplimiento que se dé a la recomendación 51/2014 respecto  al caso Tlatlaya hasta que la verdad, la justicia y la reparación sean una realidad para todas las víctimas y se hayan deslindado las responsabilidades que, en su caso, procedan derivadas de los hechos ocurridos el 30 de junio de 2014.

Apuntó que la resolución emitida en días pasados por el sexto tribunal unitario del segundo circuito no constituye un pronunciamiento sobre el fondo del asunto y su contenido aludiría a insuficiencias en la actuación de la PGR... motivo por el cual, al no existir certeza sobre el hecho de que efectivamente se hubiese tomado en consideración el contenido de la recomendación y ofrecido como pruebas los elementos de convicción que sustentaron tal pronunciamiento, reiteró a la PGR la necesidad de que tales acciones se hicieran.

En la Recomendación 51/2014, la CNDH acreditó la existencia de violaciones graves a los derechos humanos de las personas, mismas que constituyen un agravio a la sociedad y que en razón de ello deben ser valoradas en el ámbito penal.