Ofrecen ‘autodefensas’ no avanzar ni exhibir armas

Otorgan voto de confianza a las autoridades. El compromiso, en una reunión con el gobernador Fausto Vallejo y un funcionario federal.
Hipólito Mora (izquierda) junto con otros líderes a su arribo a la reunión con autoridades.
Hipólito Mora (izquierda) junto con otros líderes a su arribo a la reunión con autoridades. (Jesús Quintanar)

Apatzingán

La tarde de ayer el gobernador de Michoacán Fausto Vallejo se reunió con los principales dirigentes y representantes de las autodefensas surgidas en la Tierra Caliente (las de Buenavista Tomatlán, la Ruana, Tepalcatepec, Coalcomán y Aguililla) y acordaron que esos grupos armados ya no tomarán más municipios como lo venían haciendo con el argumento de “liberarlos” del cártel de Los caballeros templarios.

También se comprometieron a que esos contingentes portadores de fusiles de asalto ya no andarán armados por distintos puntos de la región. Asimismo, convinieron que el gobierno federal desarmará a policías municipales de varios ayuntamientos que sufren la presencia del crimen organizado, como ocurrió este martes en Apatzingán, y que la Policía Federal se hará cargo de la seguridad en estos lugares, informó al final de la reunión el líder de las autodefensas de La Ruana, Hipólito Mora, en entrevista con MILENIO.

Después de las cuatro de la tarde un pequeño convoy militar se acercó al poblado de San Juan de los Plátanos (en poder de las autodefensas), a 12 kilómetros de Apatzingán rumbo a Buenavista Tomatlán, donde hacía guardia Hipólito Mora.

El hombre subió a un vehículo blindado y artillado, tipo tanqueta, y fue llevado al cuartel militar ubicado en Apatzingán. Ahí se reunió con Vallejo, los otros líderes de las autodefensas y sus representantes, un funcionario del gobierno federal del cual no fue posible saber su nombre, y un general del Ejército.

Cuando terminó la reunión, los dirigentes de las autodefensas fueron conducidos de vuelta a San Juan de los Plátanos en otro vehículo militar de las mismas características descritas.

—¿Qué acordaron?

—La policía municipal de Apatzingán (frecuentemente acusada por las autodefensas de trabajar al servicio del cártel de Los caballeros templarios) ya no está. Ya se hace cargo de la seguridad la Policía Federal.

—La desarmaron en la mañana…

—Sí, y la Policía Federal va a tomar los demás municipios donde hay más presencia del crimen organizado. Van a ser muchos más pero no puedo decirte cuáles…  

—¿Qué otra cosa acordaron con relación a las armas? ¿Las van a seguir portando?

—Tenemos que ser discretos con las armas y no movernos como hasta el día de ayer, con las armas para todos lados.

—¿Van a confiar en la seguridad que va a brindarles el gobierno federal?

—Vamos a tratar de hacerlo, pero de todos modos nosotros vamos a tener presencia siempre.

—¿Van a seguir avanzando a otros municipios o decidieron contenerse?

—Posiblemente no (avanzaremos). Vamos a… Hay cosas que no debo decir… —respondía enigmáticamente y sonreía.

—¿Esto que acordaron es como aceptar lo que dijo ayer el secretario de Gobernación, de que regresen a sus comunidades?

—Va a haber algo de flexibilidad ante nosotros de parte del gobierno. La cosa no es tan fuerte como parece. Pasaron cosas como las de anoche (cuando hubo un enfrentamiento entre autodefensas y soldados), pero eso no se vuelve a repetir. Vamos a creer que no, que no se vuelve a repetir otra vez un enfrentamiento con el Ejército.

—¿Están tranquilos ya?

—Yo me siento tranquilo y creo que los compañeros también, porque esta plática estuvo muy bien. El señor gobernador se está prestando para acabar con la organización de Los caballeros templarios.

—¿Con la entrada del gobierno federal a hacerse cargo de la seguridad, qué más quieren?

—Liberarnos de los caballeros templarios y el gobierno viene a apoyar, a hacer su trabajo, y va a limpiar el estado de Michoacán de esa gente.

El acuerdo

Las ‘autodefensas’

1. Se comprometen a no avanzar a más municipios.

2. No portar armas visiblemente y menos fuera de sus municipios.

3. Confían en los gobiernos federal y estatal en que darán seguridad y atraparán a los criminales.

El Gobierno

1. Desarmará a las policías municipales donde hay presencia del narcotráfico.

2. Ofrece disculpas por el incidente del lunes por la noche y ofrece que hechos como ese no se repetirán.