Obispos: en Guerrero, “dramática violencia”

Exigen a los tres niveles de gobierno acciones preventivas de fondo para abatir delitos como levantones, secuestros, asesinatos y extorsiones que afectan la prosperidad de las comunidades.
El gobernador de Michoacán, Fausto Vallejo, aseguró que en la entidad existe un clima propicio para visitarla e invertir, pues los problemas que existen están focalizados.
El gobernador de Michoacán, Fausto Vallejo, aseguró que en la entidad existe un clima propicio para visitarla e invertir, pues los problemas que existen están focalizados. (Notimex)

México

Los obispos de Guerrero denunciaron que en la Tierra Caliente, el norte, el centro, Acapulco y la Costa Grande se padecen "situaciones dramáticas causadas por la inseguridad y la violencia, y mucha gente vive en una permanente desesperanza".

En un comunicado, advirtieron que de no haber acciones preventivas de fondo, en la entidad pueden darse hechos semejantes a los de Michoacán, en referencia al ataque a balazos contra autodefensas en Apatzingán y al atentado contra 12 instalaciones de la Comisión Federal de Electricidad.

Los obispos Maximino Martínez Miranda, de Ciudad Altamirano; Dagoberto Sosa Arriaga, de Tlapa; Alejo Zavala Castro, de Chilpancingo-Chipala, así como el arzobispo de Acapulco, Carlos Garfias Merlos, manifestaron su preocupación de que "aumenten las expresiones de violencia al no atenderse, de manera integral, las causas que la han generado".

Alertaron "que puedan darse situaciones de crisis que generen la violencia y confrontación total que rebase a las autoridades y a toda la sociedad".

Aseguraron que en Guerrero "ya hay situaciones de emergencia en algunas comunidades y, por otro lado, hay que hacer esfuerzos capitales en la prevención de mayores violencias".

Los obispos señalaron su solidaridad con el prelado Miguel Patiño, de Apatzingán, quien en días pasados hizo "una valiente denuncia" sobre la situación de ingobernabilidad en algunas regiones de Michoacán e hizo un llamado a recuperar el estado de derecho como una urgencia impostergable.

"Su llamado merece toda la consideración de las autoridades y de la sociedad en orden a poner las condiciones básicas para la convivencia social y para la seguridad de los ciudadanos" agregaron.

Los jerarcas católicos indicaron que se suman a la demanda de la Conferencia del Episcopado Mexicano para que "las autoridades federales, estatales y municipales desarrollen una acción pronta y eficaz ante la injusticia de los levantones, secuestros, asesinatos y cobro de cuotas que afectan al bien y la prosperidad de tantas personas y comunidades".

Recordaron que Alberto Suárez Inda, arzobispo de Morelia, "haciendo eco a las múltiples tragedias que padecen familias y comunidades michoacanas, ha señalado, en una carta al gobernador, la necesidad de identificar y atender con inteligencia las raíces profundas de los hechos que preocupan y afectan a la población".

Además de "crear una sinergia, una colaboración respetuosa y armónica con el gobierno federal, las fuerzas armadas, los gobiernos municipales, los poderes Legislativo y Judicial para que se avance, más allá de visiones particulares, en el aterrizaje de las principales propuestas consensuadas en el Acuerdo por Michoacán".

Los obispos convocaron a que de manera coordinada las autoridades y la sociedad realicen esfuerzos, pero no unilaterales ni fragmentados, para que tengan capacidad de afrontar esta situación de violencia.