Poder Judicial replantea estrategia para nuevo sistema de justicia

Busca que antes del 18 de junio de 2016 sean instaladas 86 salas de juicio oral en 44 Centros de Justicia Penal Federal, con 205 jueces de Distrito designados.

Ciudad de México

El Poder Judicial de la Federación (PJF) replanteó su estrategia para poner al servicio de la sociedad antes del 18 de junio de 2016, alrededor de 86 salas de juicio oral en hasta 44 Centros de Justicia Penal Federal, designando para ello a 205 jueces de Distrito.

El ministro Luis María Aguilar Morales, presidente del Consejo de la Judicatura Federal (CJF), dijo que el PJF está delineando el nuevo sistema de justicia por medio del juicio de amparo penal, porque que mediante este instrumento se controlan todos los actos de las autoridades del fuero común, es decir, de las judicaturas de todos los estados.

El también presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) señaló que habrá un cambio radical en la forma de impartir justicia penal en México, que implica que las y los jueces federales modifiquen significativamente su actuación de cara a la sociedad, y el Poder Judicial de la Federación.

Al inaugurar los trabajos del Primer Congreso Nacional "El nuevo sistema de justicia penal desde la óptica del juicio de amparo", primer ejercicio de capacitación en materia del Nuevo Sistema de Justicia Penal (NSJP) y el Juicio de Amparo en la materia, que conjunta a más de 400 juzgadoras y juzgadores de todo el país, así como a secretarios de estudio y cuenta de la Suprema Corte, el ministro señaló:

"Hoy refrendo el compromiso del Consejo de la Judicatura Federal de generar los cambios que la sociedad, ávida de una justicia verdaderamente pronta, completa e imparcial, demanda. Contaremos con los mejores juzgadores".

El ministro Aguilar Morales explicó que para la fase de consolidación del nuevo sistema, se tiene estimado, a diciembre del 2018, construir hasta 181 salas de juicio oral y designar un máximo de 310 jueces de Distrito.

Subrayó que la judicatura federal está preparada para asumir los retos del nuevo sistema procesal penal y para responder al reclamo social de una justicia penal más expedita y transparente.