Niño quemado no es pandillero

Había acompañado a una amiga a su casa y cuando regresó quedó en medio de una riña. Familiares aseguran que pandilleros se equivocaron al agredirlo.
La colonia España es escenario de la disputa entre las pandillas de 'Los Ponchos' y 'Los Sádicos'.
La colonia España es escenario de la disputa entre las pandillas de 'Los Ponchos' y 'Los Sádicos'. (Guillermo Villegas)

León, Gto.

Familiares del menor de 13 años, Diego Iván Ruiz Chávez, quemado por pandilleros el domingo en la colonia España, en León, aseguran que los agresores se equivocaron porque el niño no es pandillero.

Aseguran los familiares del niño que su hogar ubicado en al calle Cataluña está justo en medio del conflicto entre una pandilla de la colonia España contra otra de la colonia Chapalita.

Platicó una de las hermanas de Diego que él fue a acompañar a una amiga al bulevar San Juan Bosco y enseguida quedó atrapado en medio de una riña entre pandilleros de Los Sádicos de Chapalita y Los Ponchos de la España.

El hecho ocurrió el domingo en la tarde en la esquina de la calle Cataluña y el bulevar San Juan Bosco.

Diego actualmente sigue internado en una clínica de especialidades en el municipio de Salamanca, con lesiones severas en su rostro, en el cuello, en las vías respiratorias y en sus manos.

Médicos que atienden al menor dijeron a sus familiares que mínimo tendrá que permanecer unos tres meses hospitalizado. El niño es hijo de dos comerciantes de tianguis en León y estudiaba el primer año de secundaria.

Dos hermanas de Diego comentaron que el hecho ha provocado muchísimo daño en su familia que todos están muy afectados y le enviaron un mensaje a los agresores:

"Que sepan que fue contra una persona inocente, mi hermano solo pasaba por ahí, la regaron, se equivocaron. Solo queremos que nuestro hermano esté bien, no queremos problemas con nadie no andamos buscando a nadie, no somos de bandas, no somos gente de problemas. El que se equivocó que se arrepienta y que pida por él. Nos hizo mucho daño a toda la familia".

Una de las hermanas de la víctima, describió así a su hermano: "Es hiperactivo, es amiguero acaba de cumplir 13 años, cursa la secundaria. Trabaja los fines de semana con su papá. No es pandillero, está en un equipo de futbol, nunca se ha drogado, no anda en pleitos, por eso nos afectó mucho a toda la familia. Se equivocaron, él no era, a él no tuvo que haberle pasado esto".