‘Nini’ mata a sus papás

Édgar discutía con sus padres porque no estudiaba ni trabajaba; un día, cuando sus tíos entraron a la casa para ver a sus familiares los encontraron cercenados en bolsas de plástico.
En esta foto de archivo de 22 de julio de 2007 un hombre sostiene una pistola semiautomática Colt .45 en Manassas, Virginia
Al momento de la detención portaba arma de fuego. (AFP)

Ciudad de México

Édgar Guzmán Sánchez empuñaba una pistola calibre .38 cuando sus tíos de Puebla entraron a la casa ubicada en la Gustavo A. Madero; sus familiares notaron un mal olor que salía de una camioneta verde Express tipo Van. Al acercarse encontraron a sus parientes: estaban cercenados en bolsas de plástico negras.

El sujeto de 28 años fue consignado ante un Juez Penal del Reclusorio Preventivo Oriente, como probable responsable del delito de homicidio calificado, ya que después de matar a sus padres y a la empleada doméstica, cercenó los cuerpos e introdujo los restos en bolsas de plástico, informó la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal.

Según las investigaciones, los tíos poblanos dijeron a las autoridades que durante varios días intentaron sin éxito comunicarse por teléfono con los padres de Édgar, así que decidieron viajar a la Ciudad de México para contactarlos.

Llamaron al celular de su sobrino Edgar y éste les dijo que no sabía nada de sus papás, ya que él estaba en Guanajuato.

Los familiares poblanos llegaron hasta la casa ubicada en calles de la colonia Lindavista. Tocaron la puerta en repetidas ocasiones y, al no recibir respuesta, le pidieron permiso a una vecina de alado pasar a la vivienda por la azotea, según un comunicado de la Secretaría de Seguridad Pública capitalina.

"Cuando estaban frente a la vivienda, observaron las luces prendidas y abierta la puerta del jardín, por lo que solicitaron apoyo de elementos de la Secretaría de Seguridad Pública, y al ingresar encontraron a Edgar Guzmán Sánchez empuñando un arma de fuego calibre .38", informó la Procuraduría.

La dependencia detalló que en la inspección ministerial en la vivienda se encontró una sierra eléctrica, con la que Édgar presuntamente cortó los cuerpos de las víctimas.

"El representante social acreditó que Édgar acudió a comprar la sierra eléctrica, guantes y cinta canela, entre otras cosas, en un establecimiento de la colonia Centro, delegación Cuauhtémoc, para seccionar los cadáveres de sus víctimas", explicó la PGJDF.

El dictamen de balística salió positivo para el arma de fuego que se le aseguró a Édgar, cuyos proyectiles corresponden con los elementos balísticos extraídos de los cuerpos.

Según la Procuraduría, familiares de Édgar dijeron que su sobrino tenía problemas con sus papás, ya que continuamente le llamaban la atención porque no estudiaba ni trabajaba.

El Fiscal Central de Investigación para la Atención del Delito de Homicidio, Marco Enrique Reyes Peña, informó en conferencia que Édgar pretendía dispersar los restos de sus papás y la trabajadora en la Ciudad de México.

El Juez 56 Penal del Reclusorio Preventivo Oriente dictó auto de formal prisión en contra de Édgar por el delito de homicidio.