Niega Graco 'exceso de crisis' en Morelos

El gobernador puntualiza que, con base en encuestas trimestrales, seis de cada 10 aprueban su gestión, y aunque admite que no es una cifra alta, destaca que está "mejor que muchos".
El mandatario estatal ofrece que entregará “muy buenas cuentas; no va a fracasar Morelos”.
El mandatario estatal ofrece que entregará “muy buenas cuentas; no va a fracasar Morelos”. (Octavio Hoyos)

Morelos

Las cifras desde 2012 y hasta 2014 son contundentes: Morelos ha ocupado —y ocupa todavía— los primeros lugares nacionales en varios de los delitos de más alto impacto en la sociedad. ¿No haría falta usar la figura de un comisionado, o de varios, como sucedió en Michoacán, como ocurre en Tamaulipas? Graco Ramírez, gobernador del estado, ve la realidad de otra manera...

—No se necesita. Para nada. Eso es para un exceso de crisis. Para un estado de gravedad. Y no es el caso de Morelos. Aquí no hay comisionado puesto por el gobierno federal. Aquí no hay nombramiento del secretario de Seguridad Pública con el secretario de Gobernación presente. Lo digo con todo respeto. Lo que hay aquí es un mando único, en lo cual somos precursores en el país. Trabajamos coordinados con el Ejército, la Policía Federal, la PGR y el Cisen...

No hay exceso de crisis en Morelos, afirma el mandatario, pero a causa de la crisis a secas, provocada por los altos índices delictivos, ha habido sucesivas manifestaciones de inconformidad en distintas ciudades del estado. El gobernante también lee y asimila estas protestas de forma distinta: está seguro que la mayoría lo apoya, porque "percibe" logros en su gobierno. ¿En qué se basa para tal afirmación? En... encuestas trimestrales.

—¿No percibe usted que está enojada la gente en la calle? ¿Frustrada?

—Ah, sí, está enojada, pero no hay frustración. Ha habido resultados y los están viendo. Yo tengo encuestas que se hacen trimestralmente...

—¿Qué le dicen sus encuestas?

—Tenemos una aprobación de seis de cada diez...

—Eso no es muy bajo, pero tampoco muy alto... —se le dice.

—No, pero estoy mejor que muchos. Eso sí te lo puedo afirmar (ve a su interlocutor con mirada firme, por la alusión a los índices de aprobación de 50 por ciento del Presidente y otros gobernadores). Al principio de mi mandato tenía siete. No he perdido esa aceptación...

Graco Ramírez en Casa Morelos, la residencia oficial de su gobierno, en un tarde lluviosa, luego de una manifestación que aglutinó en Cuernavaca a alrededor de 15 mil personas a causa del asesinato del académico Alejandro Chao y de su esposa, Sara Rebolledo...

***

En 2012 Morelos ocupaba el segundo lugar nacional en homicidios denunciados por cada 100 mil habitantes. El cuarto lugar en homicidios dolosos. El segundo lugar en secuestros. El primer lugar en robos con violencia.

En 2013 el índice de violencia de ese estado (medición también por 100 mil habitantes en homicidio, secuestro, violación, lesiones, robo con violencia y extorsión) lo colocó en el segundo lugar nacional. Ocupó el sexto sitio en homicidios dolosos, primero en secuestros, segundo en violación, décimo en lesiones dolosas, primero en robo con violencia, y primero en extorsión.

Los primeros tres meses de este año las cosas no han mejorado: Morelos ahora ocupa el cuarto lugar en homicidios dolosos, mantiene el primer lugar en secuestros, primero en extorsión, y tercero en robo de vehículo con violencia, de acuerdo con el Sistema Nacional de Seguridad Pública.

***

En entrevista con MILENIO, Graco Ramírez asegura que no se siente decaído, impotente o frustrado por las cifras. Considera que, medidas las cosas no por la tasa de 100 mil habitantes, sino por número de casos de enero a marzo de este año, las cosas van mejorando. Y así sucede en este 2014 en el delito de homicidio doloso (128 casos este año contra 173 en los primeros tres meses de 2013), al igual que en robo de vehículo con violencia (355 este año contra 429 en 2013) pero no en secuestro (39 este año contra 29 el mismo periodo de 2013) ni en extorsión (119 este año contra 47 en los primeros tres meses de 2013).

El gobernador comenta que apenas lleva 19 meses en el poder, contra 18 años de penetración del crimen organizado en el estado. "Es un esfuerzo grande", dice.

—Encontramos una policía que tenía una clara vinculación con esos grupos. Encontramos un estado con mandos policiales absolutamente entregados a la delincuencia en municipios y en el estado. El secuestro que se nos disparó el año pasado se debe a que los que antes vendían droga ahora tienen que secuestrar por 20 mil, 50 mil, 100 mil pesos pa-
ra sobrevivir.

—¿Encontraron copado el estado por el crimen organizado? ¿Qué es lo que pasa en Morelos?

—Lo que ha pasado es que estamos desmantelando el control de los policías por parte del crimen organizado. No podía combatir a la delincuencia con esos mandos. Ellos (los criminales) financiaban a los mandos, y luego a los asaltantes, a los delincuentes.

—¿El tejido social estaba, está roto?

—Claro. Absolutamente. Está. Seguimos reconstruyéndolo. Antes había 2 mil 300 becas para estudiantes. Ahora tenemos 100 mil becas para todos los estudiantes de tercero de secundaria, bachillerato y la universidad. ¿Quién le ofrecía dinero a los estudiantes, a los jóvenes antes de las becas? ¡La delincuencia! Los tenía trabajando como halcones, les compraba el celular, los tenía de narcomenudistas. Los que detenemos como secuestradores no son grandes bandas: son jóvenes.

Graco Ramírez afirma que ha invertido 12 mil millones de pesos en seguridad. Que antes solo había 40 pick ups para la policía y que ahora tienen 200 patrullas, dos helicópteros y una unidad antisecuestro ("no existía, era un vacilada lo que había") capacitada en Colombia y Estados Unidos. Que los policías ganaban 5 mil y ahora 14 mil pesos, y que los efectivos no tenían ni cuarteles para comer y dormir (ahora hay cuatro): "Dormían en la calle, en la patrulla, en el suelo". Asegura que 85 por ciento de sus efectivos ya está certificado. Que pronto inaugurarán su Centro de Inteligencia C5 con acceso a mil 200 cámaras desplegadas por todo el estado.

—¿Está optimista? ¿No va a fracasar Morelos?

—Sí, vamos a salir adelante, te puedo asegurar que voy a entregar muy buenas cuentas. No va a fracasar Morelos.