Acusan a perredistas de presionar para liberar a Nestora Salgado

Isabel Miranda de Wallace y Alejandro Martí llamaron al gobernador de Guerrero a cumplir con la ley porque él tiene impedido solicitar la libertad de la comandante acusada de secuestro. 
Los dos activistas llamaron al gobernador de Guerrero, Rogelio Ortega, a cumplir con la ley porque él tiene impedido solicitar la libertad de la comandante Nestora Salgado.
Los dos activistas llamaron al gobernador de Guerrero, Rogelio Ortega, a cumplir con la ley porque él tiene impedido solicitar la libertad de la comandante Nestora Salgado. (Cuartoscuro)

Ciudad de México

Diputados perredistas locales y federales ejercen presión política para liberar a la ex coordinadora de la Policía Comunitaria de Olinalá, Nestora Salgado, quien es acusada de secuestro, acusaron los presidentes de la Asociación Alto al Secuestro, Isabel Miranda de Wallace, y México SOS, Alejandro Martí.

Los dos activistas llamaron al gobernador de Guerrero, Rogelio Ortega, a cumplir con la ley porque él tiene impedido solicitar la libertad de la comandante Nestora Salgado.

Los activistas denunciaron que la defensa de Nestora busca un acuerdo político y no que se cumpla la ley.

En conferencia de prensa dijeron que diputados perredistas locales y federales encabezados por Roberto López, quien es legislador por Zacatecas, ejercen presión políticamente para que Nestora obtengan su libertad y en este "juego" ha caído el gobernador, a quien dijo Isabel Miranda se le relaciona con los grupos subversivos de Guerrero.

Alejandro Martí señaló que esa entidad se ha convertido en un estado narco-guerrillero, "un estado fallido" que es caldo de cultivo para la violencia y "ahí no se sabe quién es quién" y un ejemplo es que de Nestora no se sabe si es caudillo, secuestradora o delincuente.

Miranda de Wallace aseguró que no sólo los diputados perredistas defienden a Nestora, también el buffet de Gómez Mont que es "carísimo".

La embajada de Estados Unidos envió una carta para que se revisara el caso.

¿Pero a las víctimas quién las defiende?, cuestionó Miranda de Wallace, por eso le solicitó al gobierno federal no abandonarlas porque son 50 víctimas que tenía secuestradas en un casa habilitada como cárcel y por todos pedía rescate.