Necesario capacitar a la policía en detenciones

El gobernador Francisco Olvera Ruiz dijo que se requiere brindar mayor capacitación y sensibilización a los uniformados del estado.
El mandatario hidalguense reaccionó ante los últimos casos de denuncias por detenciones violentas.
El mandatario hidalguense reaccionó ante los últimos casos de denuncias por detenciones violentas. (Héctor Mora)

Pachuca

El gobernador Francisco Olvera Ruiz consideró necesario capacitar a los elementos de las corporaciones de seguridad para evitar violaciones a los derechos humanos con agresiones físicas y uso excesivo de la fuerza, como presuntamente hicieron policías de Pachuca y de Mineral de la Reforma en dos intervenciones que realizaron durante la semana.

“Hay dos vías, una es que las personas sean atendidas correctamente tanto por la Procuraduría General de Justicia como por las propias contralorías de los gobierno municipales. Por otra parte, continuar con la capacitación y sensibilización a los policías para que sepan manejar el uso de la fuerza dentro del marco de la legalidad y el respeto a los derechos humanos”, comentó.

El mandatario dijo que de ser encontrados culpables de una arbitrariedad, en el proceso que ya inició en su contra, los efectivos deberán de ser sancionados, para evitar que estos sucesos se repitan. “Si el procedimiento, administrativo u/o judicial, porque pueden aplicarse ambos,  así lo dicta, por supuesto que deben ser castigadas estas personas, pero no quisiera adelantarme”, expuso.

El pasado domingo, agentes de Mineral de la Reforma fueron captados en video mientras cometían presuntos abusos de autoridad al momento de realizar la detención de cinco jóvenes, quienes aparentemente habrían incurrido en una infracción de tránsito. Durante la intervención, se observa como un oficial toma por la espalda a uno de los probables infractores, quien se resiste para subir a una patrulla, mientras que una de sus compañeras intenta arrestar a la persona que hace la grabación, misma que se encuentra al interior de la camioneta.

Además, hace uso de un lenguaje soez e intimidatorio, pese a que un menor de edad se encuentra dentro del vehículo, mismo que llora por su padre, a quien someten en el exterior.

El martes, un grupo de turistas del Distrito Federal que regresaban de un paseo por el balneario El Tephé, en Ixmiquilpan, fueron agredidos por policías de Pachuca, quienes arrojaron gas lacrimógeno al interior del autobús en el que se encontraban 20 niños y 35 adultos, entre ellos varias embarazadas.

Aunque en ambos casos hubo un aparente motivo para detener a estas personas, por una infracción de tránsito y por conato de bronca y probable robo, autoridades de ambos municipios reconocieron que el proceder de sus policías no fue el adecuado.