Necesario que el Ejército siga en las calles: Núñez

De acuerdo con el edil, desde la llegada de las fuerzas castrenses a Tizayuca, han notado un descenso en la incidencia delictiva.
Juan Núñez Perea, presidente municipal de Tizayuca.
Juan Núñez Perea, presidente municipal de Tizayuca. (Arturo González)

Pachuca

El presidente de Tizayuca, Juan Núñez Perea, indicó que mientras no se resuelvan los problemas de inseguridad en el Estado de México será necesario que en su municipio, que colinda con esta demarcación, se mantenga la presencia militar.

Sin precisar cifras, el edil dijo que desde la llegada de las fuerzas castrenses han notado un descenso en la incidencia delictiva, también con el apoyo de ayuntamientos de la entidad vecina como Zumpango, Huipoxtla y Tecamac, que integran la franja divisoria entre ambos estados.

“Tenemos un efecto muy interesante con la coordinación interinstitucional, con la policía federal, la ministerial, el Ejército y la municipal. Además del apoyo con los municipios vecinos se multiplican de manera considerable los elementos”, señaló.

Sin embargo, dado que el Estado de México reporta altos niveles de inseguridad, con crecimiento en ilícitos como el secuestro (191 casos en el año anterior, 66 más que en 2012) y extorsión (en lo que va de 2014 la PGJEM recibió 129 denuncias), recalcó que debe mantenerse la vigilancia con apoyo del Ejército, que también apoya a los poblados mexiquenses.

El edil dio a conocer que durante 2013, cada mes se registraron en promedio de 12 a 18 robos a casa habitación, así como 10 hurtos a automóviles, los principales delitos cometidos en la región. Sin embrago, expuso que hay una efectividad de 40 por ciento; es decir, por cada 10 vehículos robados, cuatro se recuperan.

Aunque sólo cuentan con una plantilla de seguridad de 140 elementos para una población superior a los 100 mil habitantes, Núñez Perea aseguró que están capacitados para una respuesta inmediata gracias a los recursos recibidos del Subsidio para la Seguridad de los Municipios (Subsemun), con chalecos antibalas, radios matrax, armas de alto calibre y unidades para dar alcance a los probables delincuentes.

Añadió que actualmente no hay déficit de policías, y quienes fueron dados de baja por no pasar los exámenes de confiabilidad ya han sido suplidos.

“Hemos lanzado tres convocatorias, no ha sido fácil seleccionar el personal pero afortunadamente logramos cubrir las vacantes. Les hemos dado algunos incentivos, estamos por entregar pies de casa a 55 policías, que tienen un valor de 300 mil pesos a sólo 65 mil pesos, muy por debajo de su valor, esta es una manera de que sea retribuible su trabajo”.

LAS BAJAS DE SEGURIDAD

Durante la actual administración municipal, 110 elementos de seguridad pública de Tizayuca, de una plantilla de 140, fueron dados de baja por no acreditar las pruebas de control de confianza; es decir, cerca de 80 por ciento de la corporación que heredó el anterior gobierno, informó el alcalde Juan Núñez Perea.

El presidente municipal, Juan Núñez Perea, argumentó que a pesar de la antigüedad de algunos titulares y mandos superiores de la institución policial, tuvieron que ser removidos de su cargo por no aprobar estos exámenes que son obligatorios para mantener los recursos del Subsidio para Seguridad Pública en Municipios (Subsemun).

De igual modo, reconoció que el pago de liquidaciones generó problemas a las finanzas, ya que había trabajadores con más de 10 años de servicio.

Consideró que en incidencia delictiva Tizayuca registra número por debajo de la media nacional, además de descartar la presencia de cárteles de la droga y bandas dedicadas al secuestro y la extorsión, aunque hay registro de otros delitos como el narcomenudeo.

La raíz de la delincuencia, de acuerdo con Núñez Perea, es la falta de oportunidad y la inequidad en la repartición de la riqueza, “por eso estamos incidiendo en ese tema, desde la escuela, en los centros de empleo que estamos construyendo con recursos municipales y del estado”.