Murió en el bar el número 2 de ‘Los Zetas’ en Orizaba

Felipe Santana Hernández, ‘El Felino’, era la víctima que faltaba por identificar el jueves; en el DF un agente que actuaba encubierto fue asesinado en el Centro, es el segundo caso en 2 días.
El empleado municipal de Acapulco asesinado a las afueras de oficinas del sector educativo.
El empleado municipal de Acapulco asesinado a las afueras de oficinas del sector educativo. (Javier Trujillo)

Xalapa

La Fiscalía General de Veracruz informó que la sexta víctima del ataque a un bar de Orizaba fue identificada como Felipe Santana Hernández, El Felino, segundo al mando de Los Zetas en la zona.

Detalló que el hombre, de 36 años, estaba en calidad de desconocido después de la agresión en la que fallecieron también el jefe de plaza del grupo criminal, José Márquez Balderas, El Chichi; el periodista Heriberto Santos Cabrera, Sergio Felipe Mendoza, Alberto Rodríguez y José Eduardo Castillo.

En tanto, el director del periódico El Buen Tono, Luis Domínguez, afirmó que a los dos reporteros que se encontraban con las seis personas asesinadas en La Taberna, no les serán devueltas sus credenciales “mientras no nos aclaren qué estaban haciendo ahí con la plana mayor de Los Zetas”.

En entrevista con Ciro Gómez-Leyva en Radio Fórmula, Domínguez subrayó que en los últimos seis meses ha despedido a 27 reporteros por recibir dinero de funcionarios corruptos o solicitarles recursos.

Luego del ataque en el bar, la fiscalía precisó que las instituciones de seguridad de la entidad, en coordinación con las fuerzas armadas que confluyen en la Operación Coordinada Veracruz, desplegaron operativos para localizar a los agresores.

Ayer autoridades de cuatro entidades reportaron al menos 18 homicidios, entre ellos el de otro Policía de Investigación en el DF.

El agente fue asesinado cuando participaba en un operativo encubierto en calles del Centro Histórico.

La procuraduría capitalina confirmó que a las 14 horas, Carlos Alan Gómez Ramírez, adscrito a la Base Aquiles, fue sorprendido por los delincuentes, a quienes investigaba por robo a transeúnte y a cuentahabientes, en las calles de Circunvalación y Guatemala.

Un día antes, el comandante Ezequiel Rivera Lerma fue asesinado en la Central de Abastos en la delegación Iztapalapa, tras intentar detener a los presuntos integrantes de una banda delictiva procedente del Estado de México que operaba en este mercado.

En Tabasco, la Secretaría de Seguridad Pública confirmó que tres policías estatales y cinco presuntos secuestradores murieron en dos enfrentamientos, mientras que un uniformado de tránsito quedó herido de gravedad.

Sergio Raúl Martínez Luis, titular de la dependencia detalló que a las 11 horas cinco sujetos intentaron secuestrar a una persona en el centro de la ciudad, y al ser sorprendidos por el policía Miguel López Cruz le dispararon y lo hirieron. Fue reportado grave.

En conferencia de prensa, señaló que los policías detuvieron a una mujer identificada como Virginia García Gervasio, mientras que los otros delincuentes abandonaron la camioneta en la que viajaban y robaron un vehículo.

Tras una persecución, el grupo se enfrentó a balazos con los agentes Miguel Frías Díaz y Abel de la Cruz García, quienes murieron en el lugar.

La persecución continuó sobre la carretera del Golfo, que conduce a Coatzacoalcos, Veracruz, donde al toparse con otro retén en la salida de Villahermosa los delincuentes dispararon y mataron a Matías Pérez Aguilar.

Más adelante, a la altura de la ranchería Plátano y Cacao, los sujetos perdieron el control de la unidad  impactándose contra un árbol. En ese punto, afirmó el funcionario hallaron tres cuerpos, mientras que dos personas, una mujer y un hombre, tenían lesiones y murieron cuando eran trasladados a un hospital.

Pese a esta versión, por la tarde circularon en redes sociales imágenes en las que se aprecia a dos personas conscientes con golpes en el cuerpo, y en otra secuencia, aparecen boca abajo con balazos.

En respuesta, el secretario aseguró que los detenidos murieron “por lesiones provocadas durante los enfrentamientos”, aunque se negó a aclarar más dudas.

En Guerrero, hubo cuatro asesinados en Chilpancingo y tres en Acapulco, uno de ellos un empleado municipal, en lo que el gobernador Rogelio Ortega calificó de pugnas entre grupos del crimen organizado. En Chihuahua hubo dos muertos.

Con datos de: Leticia Fernández, Antonio Villegas, Rogelio Agustín, Javier Trujillo y Juan José García